Alesund, conocida por su arquitectura modernista y su impresionante enclave natural en la costa, es una ciudad rodeada de islas y parada obligada en cualquier ruta por los Fiordos de Noruega. Junto con la desconocida isla de Runde, donde anidan miles de aves que pudimos ver en un paseo en barco junto a sus acantilados, supuso nuestra última etapa del recorrido después de 7 días por Noruega, antes de regresar a Oslo.

Alesund, Noruega

Alesund, qué ver en la ciudad modernista de Noruega

Gracias a su privilegiada ubicación, en la cima de los fiordos occidentales de Noruega y junto a las montañas de Summore, la ciudad de Alesund es una de las más bellas del país, como así los eligieron los propios ciudadanos noruegos en 2007 y un imprescindible si estamos visitando la región de los fiordos.

Alesund, Noruega

Ubicada sobre siete colinas Aspøy, Ellingsøy, Hessa, Humla, Nørvøy, Oksenøy y Tørla, la ciudad, cuyo origen data del Sg XV,  creció gracias al comercio pesquero convirtiéndose en uno de los puertos marítimos más importantes del país Pero si hay una fecha que ha marcado el devenir de Alesund esa es el 23 de enero de 1904, cuando la ciudad sufrió un devastador incendio en el que se quemaron más de 800 edificios quedando buena parte de sus habitantes en la calle. Rápidamente se comenzó la reconstrucción siguiendo las tendencias de la época, por lo que la mayoría de sus edificios presentan una arquitectura modernista Art Noveau, tan único y particular de Alesund.

Alesund, Noruega Alesund, Noruega

La visita a la ciudad puede comenzar recorriendo el canal de Alesund, que separa las islas de Nørvøy (ciudad nueva) y la de Aspøy (ciudad vieja), y desde donde podremos ver sus típicas casas de color amarillo además de visitar el Centro Art Noveau ubicado en el edificio Jugendstilsenteret,  que en su momento fue una de las farmacias más antiguas de la ciudad y hoy convertido en un centro de interpretación que explica el modernismo tanto de la ciudad como de todo el mundo. Una buena y diferente forma de ver la ciudad es recorrer en kayak sus canales.

Alesund, Noruega

Otro museo destacado es el Museum Sunnmøre y Borgundkaupangen, se trata de un museo al aire libre en que se muestra la cultura de la región de los Alpes Sunnmøre. El museo está compuesto por  55 casas antiguas que sirven de exposiciones interiores que dan a los visitantes una muestra de la vida de los habitantes de la región además varios barcos, incluida una réplica de un barco vikingo.




Booking.com


Pero el plato fuerte de la visita a Alesund es la subida al monte Aksla, desde donde tendremos unas vistas privilegiadas al océano y las islas que rodean la ciudad. La ascensión se puede hacer en coche, autobús o tren turístico, aunque si nos encontramos con ganas, lo mejor es hacerlo a pie, subiendo los 418 escalones que separan el parque Byparker con el mirador de Fjellshua, a 130 metros sobre el nivel del mar. Por el camino encontraremos varios puntos donde descansar y disfrutar de las vistas así como visitar los restos de lo que fue un bunker de la II Guerra Mundial.

Mirador de Fjellshua, Alesund, Noruega

Runde, cómo llegar y qué ver en la Isla de los Pájaros de Noruega

Después de visitar la modernista Alesund pusimos rumbo a la Isla de Runde, donde se encuentra la colonia de aves marinas más meridional de Noruega y la más numerosa de Escandinavia.

Runde, la Isla de los Pájaros de Noruega Runde, la Isla de los Pájaros de Noruega

Apenas 90 kilómetros separan ambas poblaciones pero se tardan cerca de dos horas en realizar el recorrido, el paisaje es increíble. Runde está separada de la Isla de Remoya por un espectacular puente de 6 kilómetros de longitud que sirve de puerta de entrada a esta pequeña localidad de apenas 100 habitantes y que suele pasar desapercibida a los turistas que recorren la región de los Fiordos Noruegos.

Runde, la Isla de los Pájaros de Noruega

Runde, la Isla de los Pájaros de Noruega Runde, la Isla de los Pájaros de Noruega

Para visitar la isla podemos optar por realizar alguna de las muchas caminatas que nos acercan a sus acantilados pero como nosotros contábamos con poco tiempo, preferimos acercarnos hasta el embarcadero de la isla, junto al faro, para hablar con alguno de los barcos pesqueros para que nos llevara a ver las colonias de aves. El capitán del barco era un pescador jubilado que junto a su hijo se dedican a aceptar estos encargos y mostrar a los visitantes las maravillas de Runde.

Joven Nómada camino de Runde, la Isla de los Pájaros de Noruega

En la isla se han contabilizado más de 750.000 aves marinas de hasta 80 especies diferentes, la mayoría de las cuales anidan en sus impresionantes acantilados.

Runde, la Isla de los Pájaros de Noruega

Runde, la Isla de los Pájaros de Noruega Runde, la Isla de los Pájaros de Noruega

Alcatraces, cormoranes, gaviotas, págalos grandes o pigardos son solo algunos ejemplos, aunque el “rey” de la isla son los simpáticos frailecillos, también conocidos como loros de mar.

Runde, la Isla de los Pájaros de Noruega

Runde, la Isla de los Pájaros de Noruega Runde, la Isla de los Pájaros de Noruega

Runde, la Isla de los Pájaros de Noruega

Durante las casi dos horas que duró la fría travesía, pudimos admirar este espectáculo de la naturaleza y que guardaría una sorpresa final, una pequeña colonia de focas que se preparaba para nadar en sus heladas aguas. Todo un broche de oro a nuestra ruta en coche por los impresionantes fiordos noruegos.

Runde, la Isla de los Pájaros de Noruega



iati Seguros
OFERTAS NORUEGA