La ciudad medieval de Brasov (Rumanía) es la capital turística de Transilvania. Se encuentra rodeada por los Montes Cárpatos y se suele usar como base para recorrer la región aunque cuenta con atractivos suficientes para dedicarle como mínimo un día y poder pasear por su agradable casco antiguo, que es una amalgama de edificios barrocos, góticos y renacentistas.

Brasov, Rumanía Brasov, Rumanía Brasov, Rumanía

Brasov es, junto a Sighisoara y Sibiu, una de las ciudades sajonas fundadas por los caballeros de la Orden Teutona en la Edad Media, en torno al año 1203, para facilitar el comercio entre oriente y occidente. En la época comunista se renombro como Ciudad Stalingrado o la “Stalingrado Rumana”.

Qué ver y hacer en Brasov en un día

El centro neurálgico de la ciudad es la conocida como Plaza Sfatuli, de estilo renacentista y en la que destaca el antiguo edificio del Ayuntamiento sede hoy del Museo de Historia, y en cuya fachada encontramos esculpido el escudo de la ciudad.

Plaza Sfatuli, Ayuntamiento, Brasov, Rumanía Plaza Sfatuli, Brasov, Rumanía Plaza Sfatuli, Brasov, Rumanía

Rodeando la plaza se encuentran bellos edificios de tejados rojos, la mayoría convertidos en restaurantes y cafeterías de lujo. Durante la Edad Media, la plaza  además de albergar el mercado, fue el lugar donde se practicaban los castigos y las humillaciones públicas.

Plaza Sfatuli, Brasov, Rumanía Plaza Sfatuli, Brasov, Rumanía

En uno de los laterales de la plaza se levanta la conocida como Iglesia Negra, es la iglesia gótica más importante del país y el mayor edificio de culto religioso entre Viena y Estambul, y entre sus muros podremos ver la campana más grande de toda Rumania. Aunque fue construida por los sajones en el Sg XIV bajo el nombre de Marienkirche, Catedral de Santa María, su nombre actual deriva del incendio que el 21 de abril de 1689 provocaron los invasores austriacos y que ennegreció su fachada dejando el aspecto que tiene en la actualidad.

Iglesia Negra, Brasov, Rumanía Iglesia Negra, Brasov, Rumanía Iglesia Negra, Brasov, Rumanía

En uno de los contrafuertes de la iglesia encontramos la estatua de un niño a punto de caer, cuenta la leyenda que durante la construcción de la iglesia un obrero se puso celoso de un aprendiz que tenía mucho talento, así que le pidió que levantara algo de la cornisa y lo empujó por el borde. Los otros obreros hicieron la escultura para recordar este incidente.

Iglesia Negra, Brasov, Rumanía

La Strada Republicii está repleta de tiendas y restaurantes y de ella parten decenas de callejones por los que perderse en busca de artesanía y rincones con encanto. Por su parte, la  Piata Unirii está presidida por la iglesia ortodoxa de San Nicolás y su pequeño cementerio.

Strada Republicii , Brasov, Rumanía

Uno de los lugares más curiosos de Brasov es la conocida Strada Sforii, que con su 1.3 metros de ancho pasa por ser el callejón más estrecho de Europa, conecta la calle Poarta Schei y la Strada Cerbului y se creó como corredor para los bomberos en una época en la que los incendios eran una constante.

Strada Sforii, Brasov, Rumanía Strada Sforii, Brasov, Rumanía Strada Sforii, Brasov, Rumanía

Con el fin de defender la ciudad de los invasores turcos se levantaron las murallas defensivas, parte de las cuales fueron destruidas, pero a día de hoy quedan un gran número de bastiones que llevan el nombre de los diferentes gremios que trabajaban en Brasov, como el bastión de los tejedores, el de los carniceros o los herreros. Algunas de esas torres y puertas se mantienen en pie y pueden ser visitadas como es el caso de la Torre Blanca, levantada en 1494 con forma circular y donde tras subir sus 200 escalones se puede disfrutar de unas bonitas vistas de la ciudad.

Brasov, Rumanía

Otra de las visitas imprescindibles de Brasov es la subida al Monte Tampa, se puede acceder bien caminando, por un sendero estrecho y empinado o  tomando el antiguo funicular y hacer el trayecto en unos dos minutos.

Funicular de Brasov, Rumanía

El monte es una reserva natural en la que podemos encontrar zorros, linces e incluso osos que a menudo se acercan a los contenedores de basura en busca de alimento y en él estuvo uno de los siete Castillos de Transilvania del que, lamentablemente, ya no queda casi nada en pie. En lo alto de la colina además de descansar y tomar algo en su terraza podemos caminar por alguno de sus muchos senderos. Pero lo más habitual es acercase hasta el mirador a la altura del enorme letrero de Brasov, estilo Hollywood, desde donde se tienen las mejores vistas sobre la ciudad.

Brasov, Rumanía Brasov, Rumanía Brasov, Rumanía



Booking.com