La región de Flandes, en Bélgica, conserva alguna de las ciudades más bonitas de toda la vieja Europa y por ello es casi imprescindible dedicar al menos un día a visitar esos fabulosos cascos históricos medievales. Una de las excursiones más típicas y bonitas es Brujas y Gante, que se puede hacer perfectamente en un sólo día saliendo desde Bruselas.

Gante, excursión en un día desde Bruselas Brujas, excursión en un día desde Bruselas

Brujas y Gante, como ir desde Bruselas

Cómo acabamos de comentar es totalmente factible visitar ambas ciudades en un sólo día, puesto que las distancias entre ellas son muy cortas. Tanto la oficina de turismo de Bruselas como los propios hoteles ofrecen multitud de excursiones organizadas a las dos ciudades, pero nuestra recomendación es hacerlo por libre, aprovechándonos de las buenas conexiones en tren que existen entre las ciudades.  Así podremos dedicar el tiempo que consideremos más adecuado a cada una de ellas.

Estación de Bruselas

Desde la estación central de Bruselas salen trenes cada quince minutos tanto a Brujas como a Gante. Nosotros visitamos en primer lugar  Brujas, el tren tarda algo más de una hora en realizar el trayecto y el precio actual (2018) es de 14.80€ ida. Una vez en la estación de Brujas se puede llegar al centro de la ciudad o bien caminando unos 10 minutos o cogiendo algún autobús urbano.

Para llegar de Brujas a Gante basta con volver a la estación y tomar un tren hasta la estación central de Gante (Sint Peeters), salen cada 20 minutos y el precio es de 6,20€. Una vez en allí al centro de la ciudad nos queda una caminata de unos 30 minutos o bien podemos optar por tomar el tranvía. Por último, de vuelta a Bruselas el tren desde Gante tarda aproximadamente 35 minutos y el precio es de 9.20€.

Mapa de Trenes de Bélgica

Existen varios descuentos para menores de 26 años y billetes especiales de fin de semana. Para tener una información más actualizada lo mejor es consultar la web de trenes de Bélgica

Brujas, qué ver en 1 día

Caminar por las calles adoquinadas del centro de Brujas es como transportarse a un cuento medieval. Se trata de la ciudad más turística de Bélgica y fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 2000 gracias, en parte, a que durante la Segunda Guerra Mundial su casco histórico se libró de los bombardeos que sí destrozaron otras ciudades.

Brujas, qué ver

Lo mejor es recorrer la ciudad disfrutando de sus plazas y calles rodeadas por edificios de estilo flamenco, comprar chocolate en alguna de sus numerosas tiendas o navegar por la red de canales que atraviesan Brujas, lo que le ha valido el sobrenombre de la Venecia del Norte.

Brujas, qué ver

Saliendo de la estación de tren hacia el centro de la ciudad lo primero que encontramos es el Parque Minnewater más conocido como Lago del Amor, uno de los lugares más tranquilos y románticos de la ciudad y desde donde podemos ver otro de los símbolos de Brujas, los cisnes.

Brujas, Parque Minnewater

Atravesando la Catedral de San Salvador de Brujas llegamos a la Plaza Grote Markt o Plaza Mayor, la antigua plaza del mercado, que es el corazón de Brujas. Se encuentra rodeada de preciosos edificios de estilo flamenco de los siglos XVI y XVII ocupados actualmente por cafés y restaurantes.

Brujas, Grote Markt

Destaca el monumento dedicado a Jan de Breydel y Pieter de Coninck, líderes de las revueltas populares que enfrentaron a Brujas contra los franceses en el Sg. XIV. El Palacio de la Provincia o Landhuis es un precioso edificio de estilo neogótico cuya construcción terminó en 1921. Pero  el punto más destacado de la plaza es edificio de los Hallen, en especial su campanario, la Torre Belfort de 83 metros de alto y donde, tras subir los 360 escalones, se puede disfrutar de las mejores vistas de la ciudad.

Brujas, vistas desde la Torre Belfort

Brujas, Plaza Mayor

Brujas, Jan de Breydel y Pieter de Coninck Brujas, los canales y de fondo la torre Belfort

No muy lejos, pues están unidas por una pequeña calle repleta de tiendas, llegamos a la Plaza Burg, otra de la más bellas de la ciudad, donde podemos visitar el Palacio de la Justicia, de estilo renacentista y sede hoy del Museo Het Brugse Vrije, así como el edificio del Ayuntamiento (Stadhuis), el más antiguo de toda Bélgica que cuenta con tres torres y en cuya fachada hay estatuas dedicadas a los doce meses del año. También, en la misma plaza,  encontraremos la Basílica de la Santa Sangre de estilo gótico que fue levantada sobre una antigua iglesia románica.

Brujas, Plaza Burg

Tras atravesar el Callejón del Asno Ciego, llegamos a una de las zonas más tranquilas y bucólicas de Brujas, el canal de Dijver, desde donde además de tener unas preciosas vistas de la ciudad, se pueda pasear por los márgenes del canal viendo cómo se reflejan sus edificios en el agua o atravesando los puentes de piedra. Merece la pena acercarse también al muelle del Rosario  o Rozenhoedkaai y al canal de Groenrei.

Brujas, que ver

Existen muchas formas de disfrutar Brujas y sus encantos, en este enlace encontrareis varios Tours en Español (alguno de ellos gratuitos) que os ayudaran a no perderos nada de la ciudad.

Gante, qué ver en 1 día

Gante es una de las ciudades universitarias más importantes de Europa, lo que se siente en su animado ambiente callejero repleto de pubs, cafés y restaurantes que guardan increíbles sorpresas a los turistas. Como ya comentamos para llegar hasta su casco histórico desde la estación es necesario caminar durante unos 30 minutos por unas calles bastante aburridas, todo sea dicho, o tomar la línea 1 del tranvía, cosa que recomendamos. Otra muy buena opción es alquilar una bicicleta justo a la salida de la estación.

Gante, que ver

La primera parada la hicimos en el Castillo de los Condes o Graveensteen, una enorme fortaleza junto al rio construida en 1180 y hogar de los condes de Flandes durante siglos.

Gante, Castillo de los Condes o Graveensteen

No visitamos su interior ya que no contábamos con tiempo suficiente por lo que decimos continuar el recorrido por los dos canales más importantes de Gante: Korenlei y Graslei donde en tiempos se instalaron los puertos comerciales de la ciudad. Se trata de uno de los lugares más encantadores y que más disfrutamos de esta excursión. Pasear por las orillas del rio Lys sumergidos en la arquitectura de los edificios gremiales de estilo flamenco que lo rodean es una autentica delicia.

Gante, canales Korenlei y Graslei

Gante, canales Korenlei y Graslei Gante, canales Korenlei y Graslei

Llegamos hasta el Puente de San Miguel y su iglesia homónima desde donde se tienen unas bonitas vistas de los canales y, además, es lugar habitual de reunión de los universitarios de la ciudad.

Gante, Puente de San Miguel

Entre las callejuelas que conforman su casco antiguo destaca la Lonja de la Carne, hoy en día convertida en restaurante  y que durante años fue el único lugar en el que se podía comprar carne de toda la ciudad.

Gante, Lonja de la Carne

Entre tiendas de recuerdos y cafés llegamos a la Iglesia de San Nicolás con su característica fachada de ladrillo de color azul grisáceo, y el campanario que con sus 90 metros de alto permite tener una visión completa de la ciudad y junto al cual se encuentra el edificio del Ayuntamiento.

Gante, Iglesia de San Nicolás

Pero quizás el monumento más destacado es la Catedral de San Bavon que guarda en su interior una de las obras de arte flamencas más importantes: La Adoración del Cordero.

La Adoración del Cordero

De la misma forma que en Brujas en Gante encontraremos diversos Tours en Español (también alguno de ellos gratuito) para conocer la ciudad por completo.

 



Civitatis_Brujas



Booking.com