La altura de las Cataratas Victoria es de 108m, la naturaleza más salvaje e impresionante, uno de los lugares que más ganas teníamos de pisar. Despertamos en Kasane, en el camping Kwalapelodge (www.kawalapelodge.co.bw) y nos dispusimos a buscar el traslado hasta la frontera de Zambia, desde la que visitaremos las Cataras Victoria. Dejamos el coche en el parking del propio camping y nos iríamos solo con lo necesario para pasar un día y medio. Las cataratas se pueden visitar desde dos países : Zambia y Zimbabue, desde cada país se tiene una perspectiva diferente  y, aunque se puede combinar la visita desde ambos países el precio se nos disparaba al tener que pagar ambos visados, que no son nada baratos. Fueron muchas las opiniones que leímos antes de decidirnos por Zambia y en concreto por la ciudad de Livingstone, que utilizamos como base, y por la que nos decantamos al tener una mejor oferta turística y por darnos la posibilidad de andar e incluso bañarnos en la conocida como Piscina del Diablo.

Livingstone Cataratas Victoria, en epoca seca

Como llegar a las cataratas Victoria desde Kasane (a Livingstone, Zambia)

Llegar de Kasane (Botswana) a la ciudad de Livingstone (Zambia), para poder visitarlas Cataratas Victorias es algo engorroso, así nos desplazamos nosotros:

  • De Kasane a la frontera de Zambia. Gestionamos un taxi directamente con el camping, la distancia unos 10 kilómetros y el precio para los seis fue de 60 pulas.
  • Cruzar la frontera. La salida de la frontera de Botswana es muy rápida, basta con mostrar el pasaporte y poner el sello, desde allí hay que andar cerca de un kilometro hasta llegar al rio Zambeze que separa los dos países y tomar uno de los transbordadores que continuamente lo cruzan, tardan menos de cinco minutos en llegar a la otra orilla y en ningún momento tuvimos que pagar nada.
  • Frontera de Zambia. Aquí si es necesario tramitar el visado de entrada. El precio para turistas es de 50 dólares para una entrada (máximo un mes); 80 dólares el de doble entrada (máximo un mes) y 160 US$ para entrada múltiple (hasta tres meses)
  • Para llegar a Livingstone. La distancia es de unos 60 kilómetros y el trayecto dura en torno a una hora, para llegar y tras un largo regateo, cogimos dos taxis por un precio de unos cinco euros por persona.

Donde dormir, comer y comprar en Livingstone

La ciudad de Livingstone cuenta con una amplia oferta tanto de alojamientos como de restaurantes, ya que se sitúa a menos de 11 km de la entrada a las Cataratas. Uno de los alojamientos más famosos entre los mochileros es el Jollysboys Backpacker (http://www.backpackzambia.com), que es donde nos quedamos, cuenta con habitaciones con baño dentro y mosquiteras. Tiene una piscina y restaurante con una amplia variedad de comida internacional. También es posible contratar con ellos todas las actividades que pueden realizarse en la zona: puenting, Kayak en el Zambeze o vuelos en avioneta sobre las cataratas entre otros.

A la hora de cenar nos decantamos por un italiano situado en la calle principal, a escasos metros del hotel, Da Canton, un restaurante muy agradable y con cuya comida está elaborada por un autentico chef napolitano.

Localización de Da Canton Restaurante

La ciudad de Livingstone no cuenta con muchos atractivos, pero si nos apetece dar un paseo y realizar algunas compras, lo mejor es dirigirse a la misma calle Mosi Oa Tunya (la calle principal de la ciudad) donde hay un mercado techado con todo tipo de tallas de madera, lienzos y demás recuerdos donde elegir un buen regalo.

Las Cataratas Victoria desde Zambia

El propio hotel nos gestiono dos taxis para ir a la entrada al Parque Nacional Mosi Oa Tunya y donde nos recogerían al atardecer, sobre las 19h. El Parque fue declarado Patrimonio de la Humanidad junto con el Parque Nacional Cataratas Victoria de Zimbabue  en 1989, la entrada cuesta 25 dólares y está abierto desde el amanecer al atardecer. El 16 de noviembre de 1855 el Doctor Livingstone diviso por primera vez esta inmensa caída de agua del rio Zambeze, por la que en época de lluvias, de diciembre a marzo, caen hasta 500 millones de litros de agua por minuto, siendo la mayor cortina de agua del planeta. Su verdadero nombre es Mosi Oa Tunya, que en lengua local significa “el humo que truena”. A lo largo de su garganta de casi dos kilómetros y medio de longitud, el rio Zambeze se precipita desde alturas que en ocasiones superan los 100 metros.

Parque Nacional Cataratas Victoria Cataratas Victoria, en epoca seca

Desde la entrada se pueden tomar varios senderos que recorren el Parque. En primer lugar seguimos el que lleva al mirador sobre las cataratas, en concreto a la Cascada Este, segunda en volumen de todo el conjunto,  no voy a negar que la primera imagen fue algo “decepcionante” ya que al ser final de la época seca el volumen de agua que cae es mucho menor al que se ve en las “postales”, pero pasada esta primera impresión no se puede más que admirar esta maravilla de la naturaleza, al pulverizarse el agua se forma un arco iris visible todo el día.

Puente de las Cataratas Victoria Parque Nacional Cataratas Victoria

Desde allí continuamos por el sendero que lleva a otro de los puntos más famosos, el Puente de las Cataratas Victoria, un arco de acero sobre el Zambeze fue construido en 1905 y tiene una altura de 128 metros. Además de las increíbles vistas que se tienen sobre el valle es famoso por ser el lugar donde se puede practicar uno de los saltos de puenting más espectaculares del mundo, y allí que nos dirigimos ya que alguno de nosotros quería probarlo.

Puente de las Cataratas Victoria, saltos de bungee jumping Puente de las Cataratas Victoria, saltos de bungee jumping

El puente está situado en tierra de nadie, entre medias de las fronteras de Zambia y Zimbabue, para llegar hay que salir del parque y continuar paralelo a la carretera hasta llegar al puesto fronterizo, donde, si indicas que solo vas  acercarte hasta el puente, se quedan con tu pasaporte pero sin necesidad de pagar ningún extra. Aproximadamente a un kilometro se llega al puente en el que el trasiego de vendedores, vehículos y turistas es continuo. Existe una caseta de madera con un bar donde te preparan para hacer el bungee jumping, tirolina o todo a la vez, por un precio que ronda los 300 euros.

Otra de las actividades estrella que se pueden realizar en el lado de Zambia en época seca es la visita a la conocida como Devil`s Pool, donde es posible bañarse en las cataratas, su problema, el precio, que supera los 100 euros, por lo que decidimos descartarlo y conformarnos por andar por otras de las piscinas naturales por las que en época de lluvias discurre el Zambeze. Impresiona ponerse en el borde del cortado y visitar las cataratas desde dentro, incluso algunos locales se atreven a bañarse en ellas.

Puente de las Cataratas Victoria, piscina del diablo Puente de las Cataratas Victoria, piscina del diablo

Puente de las Cataratas Victoria, piscina del diablo Rio Zambeze

La luz del atardecer no hacía sino incrementar la belleza del lugar, por lo que volvimos al mirador cercano a la estatua del Dr. Livingstone para disfrutar de la puesta de sol más bonita del viaje.

Cataratas Victoria Cataratas Victoria

Doctor Linvingstone, supongo...