La región del Karst es una de las más fascinantes de Eslovenia y atesora algunos de los lugares más impresionantes del país que incluyen cuevas, profundos bosques, castillos históricos e incluso ciudades costeras como la veneciana Piran, todo un imprescindible si estamos de ruta por el país. En este Post nos centraremos en dos puntos: Las cuevas de Skocjan y fotogénico castillo de Predjama.

Cuevas de Skocjan, Eslovenia Castillo de Predjama, Eslovenia

Guía para visitar las Cuevas de Skocjan, qué ver y cómo llegar

Esta región eslovena (región del Karst) ha dado nombre a nivel mundial a los fenómenos kársticos lo que nos da una idea de su importancia geológica. La zona está plagada de cavidades y galerías moldeadas durante siglos por el discurrir de los cursos de agua que han ido disolviendo la roca caliza, es como un enorme “queso gruyere” en el que cada año se descubren 2 o 3 cuevas nuevas, aunque las más importantes a nivel mundial son las de Skocjan y las de Postojna. Al planificar una ruta por Eslovenia la visita al menos a una de ellas no puede faltar, por lo que una de nuestras primeras dudas es ¿qué cueva es la mejor? ¿me cansaré si visito ambas? Skocjan y Postojna aunque están separadas por escasos 30 kilómetros son totalmente distintas, así que si tenéis tiempo suficiente nuestra recomendación es visitar las dos, ya que en ningún momento tendréis la impresión de estar “repitiendo”. Pero como suele suceder en los viajes el tiempo es un factor clave a la hora de diseñar el recorrido y es muy probable, como nos pasó a nosotros, que tengamos que elegir entre una u otra. Nosotros elegimos las Cuevas de Skocjan.

Cuevas de Skocjan, Eslovenia

¿Por qué visitar Skocjan? Las cuevas de Postojna son la atracción que más turistas recibe de toda Eslovenia y nos permite adentrarnos en su enorme red de cavernas y grutas a través de un tren eléctrico por lo que la visita es fácil y adaptada a todos los públicos. Por su parte, el recorrido por las cuevas de Skocjan, nuestra decisión, se hace en grupos reducidos y a pie, a través de pasarelas acondicionadas lo que nos pareció más atractivo. Para aquellos que teman sentirse agobiados tanto tiempo en una cueva deciros que no tuvimos esa sensación en ningún momento y aunque es cierto que el recorrido está poco iluminado, es más que suficiente para ver sin problemas. A lo largo de  la visita se ascienden más de 500 escalones, pero se hace de una forma muy pausada, nosotros íbamos con dos bebes de menos de un año en sus mochilas y lo completamos sin problema. La temperatura en el interior de la cueva se mantiene constante a unos 12 grados por lo que no hay que olvidar llevar algo de abrigo y, por supuesto, calzado cómodo.

Cómo llegar a las Cuevas de Skocjan desde Liubliana

Para llegar desde Liubliana basta con tomar la A-1 sentido sur, hasta la salida de Divaca, que nos llevara directos al parking de las cuevas (Matavun 12). En total unos 75 kilómetros que se recorren en algo menos de una hora, en función del tráfico. El centro de información cuenta con un pequeño museo, una tienda, un bar-restaurante y las taquillas. El precio varía en función de la época del año al igual que los horarios de las visitas guiadas, por lo que lo mejor es consultar directamente su página web que nos dará toda información actualizada.

Horarios de las Cuevas de Skocjan, Eslovenia Precios de las Cuevas de Skocjan, Eslovenia

Qué ver en las Cuevas de Skocjan

Las Cuevas de Skocjan son Patrimonio de la humanidad desde 1986, y esconden el cañón subterráneo más grande del mundo conocido hasta la fecha. Se formaron hace miles de años y estuvieron habitadas durante la prehistoria pero su descubrimiento fue muy reciente, en 1884.

Cuevas de Skocjan, Eslovenia

Existen dos opciones para la visita: la más popular que dura unas dos horas y recorre el interior del cañón subterráneo que es la que hicimos nosotros; o el circuito que nos lleva a seguir al rio Reka bajo tierra durante unos dos kilómetros.

Centro de información de Cuevas de Skocjan, Eslovenia Centro de información de Cuevas de Skocjan, Eslovenia

Desde el centro de información hay que caminar unos 600 metros cuesta bajo, por el valle de Globocak, hasta llegar a la entrada de la cueva. Allí se dividen en grupos en función del idioma, hay visitas en esloveno, alemán, inglés e italiano.

Llegados a este punto, indicar que hacer fotografías dentro de la cueva está estrictamente prohibido, las imágenes que ponemos a continuación son de la página oficial de las Cuevas de Skocjan

Una vez dentro comenzamos a caminar por un túnel artificial hasta llegar a las enormes cavidades conocidas como La Cueva Silenciosa, con impresionantes estalactitas y estalagmitas, y el Gran Salón, de 30 metros de alto y en el que podemos ver dos enormes estalactitas conocidas como el Órgano y los Gigantes.

Cuevas de Skocjan, Eslovenia Cuevas de Skocjan, Eslovenia Cuevas de Skocjan, Eslovenia Cuevas de Skocjan, Eslovenia

A lo largo de todo el recorrido nuestra guía nos va explicando aspectos sobre la formación de la cueva o la flora y fauna que habitan en ella, entre la que destaca el extraño Proteus anguinus, una especie de salamandra ciega de color rosado, que vive en la oscuridad y que puede permanecer hasta 10 años sin comer.

Proteus anguinus

Poco a poco se comienza a escuchar al rio Reka, atravesando la conocida como Cueva de los Susurros con paredes de hasta 100 metros de alto, antesala del momento más esperado de la visita: el cañón subterráneo de 146 metros, que se abre imponente ante nosotros. Una auténtica maravilla de la naturaleza y un lugar sobrecogedor que parece llevarnos al mítico “Viaje al centro de la Tierra” de Julio Verne.

Cañón subterráneo de 146 metros, Cuevas de Skocjan, Eslovenia Cañón subterráneo de 146 metros, Cuevas de Skocjan, Eslovenia Cañón subterráneo de 146 metros, Cuevas de Skocjan, Eslovenia

Hay que atravesar la cavidad por el puente colgante de Cerkevnic, desde allí podemos ver alguna de las cascadas que forma el rio así como el camino original. Desde aquí iremos hacia la salida, durante este camino encontramos el tramo más importante de escaleras a través de Sala Schmidl, hogar de numerosos murciélagos, hasta llegar al Gran Valle, Velika Dolina.

 Sala Schmidl,  Cuevas de Skocjan, Eslovenia  Sala Schmidl,  Cuevas de Skocjan, Eslovenia Gran Valle, Velika Dolina,  Cuevas de Skocjan, Eslovenia

Una vez fuera de la gruta podemos optar bien por ir caminando de nuevo hasta el centro de información o bien utilizar el funicular hasta allí.

Gran Valle, Velika Dolina,  Cuevas de Skocjan, Eslovenia Gran Valle, Velika Dolina,  Cuevas de Skocjan, Eslovenia

Castillo de Predjama, qué ver

Otra de las grandes atracciones de la zona es el fotogénico Castillo de Predjama, uno de los más espectaculares del mundo, construido en mitad de un acantilado de 123 metros de altura y a la entrada de una cueva lo que le hace prácticamente inexpugnable. El castillo fue construido en el Sg. XII aunque su aspecto actual, de estilo gótico centroeuropeo, se debe a la reconstrucción llevada a cabo en 1570 por el Barón Von Cobenzl.

Castillo de Predjama, Eslovenia

La historia del Castillo de Predjama está unida a la leyenda de Erazem Luegger, conocido como el “bandido bueno”, una especie de Robin Hood esloveno que se dedicaba a robar a las caravanas de comerciantes que hacían la ruta de Viena a Trieste para dárselo a los pobres. Tras aliarse con rey de Hungría, el enemigo principal de Austria, se escondió en el castillo. Las tropas austriacas, al mando del Rey Federico III, asediaron el castillo con el fin de cortar  a sus habitantes todo tipo de ministros, pero las semanas y los meses iban pasando y ni Erazem ni el resto de personas que vivían en el daban muestra de pasar hambre, es más se permitían el lujo de lanzar al ejercito austriaco exquisitas cerezas. Lo cierto es que en la parte superior del castillo había una cueva con un pasadizo secreto hasta el pueblo cercano por donde salían a buscar vivieres. Pero la historia de Erazem terminó cuando uno de sus sirvientes le traicionó, y fue abatido de un certero cañonazo mientras estaba en un baño, único punto débil del castillo.

El Castillo de Predjama se encuentra a escasos 9 kilómetros de la localidad de Postojna y sus famosas cuevas y a unos 30 km de las Cuevas de Skocjan, y aunque probablemente lo más impresionante del Castillo sea su exterior, merece la pena dedicarle un tiempo a recorrerlo por dentro. La entrada tiene un precio de 11,90€ aunque si se quiere visitar también las cuevas de Postojna, merece la pena hacerse con la entrada combinada, con un precio de 31,90€.

Castillo de Predjama, Eslovenia

Castillo de Predjama, Eslovenia Alrededores del Castillo de Predjama, Eslovenia

Junto al puente levadizo, que sirve de entrada a la visita, hay una pequeña caseta en la que se entrega al visitante una audiología, disponible en castellano, que viene incluida de manera gratuita con la entrada. Recorriendo el castillo podemos visitar las diferentes estancias entre las que destacan el Salón del Trono, la Capilla, los calabozos o la sala de torturas. Pero de todos los lugares destaca la famosa cueva, ubicada en lo alto de la fortaleza, y que servicio de refugio a los habitantes en caso de asedia además de ser el lugar del que partía el pasadizo por el que salían en busca de alimento.

Castillo de Predjama, Eslovenia Castillo de Predjama, Eslovenia Castillo de Predjama, Eslovenia



Booking.com
eslovenia_civitatis