Situada en la orilla del fiordo del río Forth, Edimburgo, capital de Escocia desde 1437, es una de las ciudades más vibrantes y atractivas de Europa. En este Post encontrareis una guía con los lugares más importantes qué ver, las actividades más interesantes qué hacer así como referencias a sus leyendas, tradiciones y personajes míticos como Robert The Bruce y William Wallace.

Vistas de Edimburgo, Escocia

Al preparar una ruta por Escocia lo primero en lo que pensemos es en recorrer sus magníficos paisajes, las islas y lagos tan famosos que recorren su geografía como el Loch Ness, pero entre todo jamás debe faltar una parada en Edimburgo. Es una ciudad repleta de lugares históricos, callejones y pasadizos cargados de monumentos, leyendas,  animados pubs… sin duda una de las ciudades europeas que más nos han sorprendido en los últimos años.

Edimburgo, Escocia Edimburgo, Escocia

Los romanos ya hablaban de ella en el Sg. I, aunque su existencia como ciudad esta datada entre los años 1018 y 1124. Su nombre deriva del británico Din Eidyn, Fuente de Eidyn, pero a lo largo de la historia se le ha conocido también como Auld Reekie (Vieja chimenea) por la cantidad de humo que echaban las chimeneas de la ciudad debido a quema de leña y carbón. También fue llamada como la Atenas del Norte, ¡no le falta nada!

Qué ver y hacer en Edimburgo

Podríamos dividir Edimburgo en dos zonas: The Old Town, ciudad vieja, y The New Town, o ciudad nueva, ambas incluidas en la lista de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y que atesoran la mayor parte de los atractivos de la ciudad, vamos a ver las dos partes.

Qué ver en The Old Town (Ciudad Vieja) de Edimburgo

Asentada sobre un promontorio de origen volcánico, la ciudad vieja de Edimburgo destaca por su trazado en forma de espina de pez, con la Royal Mile como columna vertebral de la que parten numerosos pasadizos o “closes” cuyos nombres reflejan la historia y leyendas de la ciudad.

Royal Mile de Edimburgo

The Royal Mile

The Royal Mile es, con sus 1.814,2 metros de longitud o lo que es lo mismo una milla escocesa, la calle más conocida de Edimburgo, parte desde el Castillo de Edimburgo hasta el palacio de Holyroodhouse y está repleta de edificios históricos la mayoría de origen medieval, tiendas de todo tipo, pubs y restaurantes.

Royal Mile

Se puede dividir en cuatro tramos o zonas:

Zona 1º, Castlehill, la zona más antigua de la ciudad que va desde la propia explanada del Castillo, del que hablaremos más adelante, hasta el edificio The Hub, que destaca por su torre gótica.

Entrada al Castillo de Edimburgo The Hub, Edimburgo

Zona 2º, Lawnmarket, desde The Hub  hasta el Bank Street y George IV Bridge, este tramo ya era importante en el Sg. XVII por albergar un mercado de lino, hoy en día está lleno de tiendas y pubs. Aquí podemos encontrar la Gladstone´s Land, una de las casas más antiguas de la ciudad, construida en 1550 y habitada por miembros de la alta burguesía de la ciudad.

Gladstone´s Land

Zona 3º, Higth Street, una de las calles más frecuentadas de la ciudad ya que aquí se levanta, además del edifico del antiguo Parlamento de Escocia, la imponente Catedral de St. Giles, construida en estilo gótico en el Sg. IX en honor a San Giles, un ermitaño francés y que en la actualidad es el patrón de Edimburgo. De la Catedral destaca su torre central en forma de corona y en interior, cuya entrada es gratuita, sus vidrieras y la Capilla de la Orden del Cardo. Delante de la Catedral encontramos la estatua del Duque de Bucceluch y no muy lejos, en el pavimento, podemos ver el llamado Heart of Midlothain, que señala el lugar donde se encontraba la carcel «Old Tolbooth», un lugar atroz donde se practicaron ejecuciones, torturas, etc. Fue derruido en 1561 por orden de la Reina Maria de Escocia y solo queda el corazón que marcaba el punto de no retorno de los reos, hoy en dia la costumbre es escupir en el centro del corazón como signo de repulsa.

Catedral de St. Giles, Edimburgo Catedral de St. Giles, Edimburgo Heart of Midlothain

Zona 4º, Canongale,  el último de los tramos que conforman la Royal Mile en el que, además del ya indicado Palacio de Holyroodhouse, podemos ver la Iglesia de Tron Kirk y las antiguas casas de John Knox y Gladstonesland.

Palacio de Holyroodhouse

¿Sabías que el unicornio es el “animal” nacional de Escocia? Aunque en un país tan cargado de leyendas quizá no sea tan raro que, un animal mitológico como es el unicornio, se haya convertido en todo un símbolo nacional. Pero no nos confundamos, no lo es por la imagen que hoy tenemos de los unicornios, adorables bichos de colores, sino por los valores que para los escoceses representan: nobleza, orgullo, valentía y, sobre todo, por ser indomable, un animal que prefiere morir a ser capturado y que, según el folclore escoces, solo puede ser domado con una joven doncella guapa y pura. Se cree que se empezó a utilizar en el escudo de armas de Escocia en el Sg. XII, durante el reinado de Guillermo I y más adelante incluso se acuñaron monedas con la imagen del unicornio. Más tarde con la unión de Escocia e Inglaterra durante el reinado de Jacobo VI de Escocia, se modifico el escudo de armas: en lugar de dos unicornios, se representa un unicornio y un león, símbolo de la corona inglesa. En la actualidad hay dos versiones del escudo de armas: en la versión inglesa el unicornio esta a la derecha y el león a la izquierda mientras que en el escudo escocés es justo al revés. Una muestra más de la rivalidad inacabada entre Inglaterra y Escocia.

Grassmarket o Plaza del mercado

Otro punto destacado dentro de The Old Town es la Plaza Grassmarket, situada a los pies del Castillo de Edimburgo y cuyo origen se remonta al Sg. XIII cuando se celebraba allí el mercado de ganado. Posteriormente se fue llenando de tabernas y en la actualidad es uno de los mejores puntos de la ciudad para tomar algo en sus pubs y restaurantes.  En uno de los extremos de la plaza se levanta una gran fuente de piedra, la West Bow Well levantada en 1618 año en el que instalo la primera red de agua en la ciudad.

Castillo de Edimburgp desde la Grassmarket Grassmarket

Grassmarket fue también el lugar donde se instalaban los patíbulos para colgar a los condenados a muerte públicamente, incluso hoy en día, uno de los pubs de la plaza, el Maggie Dickson, toma su nombre de una de las leyendas más conocidas de la ciudad: Maggie Dickson, que pasaría a la posteridad como la “medio ahorcada”.

Maggie Dickson, la "medio ahorcada"

Maggie Dickson tuvo una vida que bien podría definir las bases de la tragicomedia dramática. Nació a las afueras de la ciudad en 1702 y tras casarse muy joven fue abandonada por su marido, toda una deshonra para su tiempo. Despechada pero con ganas de levantar cabeza decidió emprender una nueva vida dentro de los muros de Edimburgo y se instaló en una posada. Allí tuvo un romance con el hijo del posadero del que se quedo embarazada. El niño nació muerto y Maggie intento deshacerse del cadáver tirándolo al rio, pero fue vista y acusada, no por homicidio, sino por no haber registrado el nacimiento, algo obligatorio en la época. Fue condenada a morir ahorcada en la Grassmarket y el 2 de septiembre de 1724 se llevo a cabo la sentencia. Pero mientras su ataúd era trasladado al cementerio se dieron cuenta que algo se movía en el interior y al abrirlo Maggie continuaba viva. Aunque intentaron llevarla otra vez a la horca no fue posible, ya que cuando se disponían a volver a colgar a Maggie un legislador allí presente determino que ella ya había sido condenada a la horca y su castigo cumplido, que nada tenía que ver el resultado.  Por este suceso la pena de horca se modificó añadiendo la coletilla “condenado a la horca hasta la muerte”. Maggie aun viviría 40 años más, en una casa de la misma plaza Grassmarket desde donde daría su apoyo a los condenados a morir.

Pub "el último trago", Edimburgo Pub Maggie Dicksons

Desde la Grassmarket hacia Victoria St y la Royal Mail, parte una de las calles más bonitas y coloridas de la ciudad, la calle curvada  West Bow, sin duda uno de los tramos con más encanto de todo el casco antiguo, famoso ya desde Sg XVIII cuando el escritor Daniel Defoe, en su libro “Un viaje a través de toda la isla de Gran Bretaña” la define como una parada necesaria y punto de venta de hierro, cáñamo, brea, aceite….

West Bow, Edimburgo

En la actualidad en West Bow (arco del Oeste) podremos encontrar, además de sus casas coloridas de origen medieval, muchas tiendas y restaurantes, entre los cuales destacamos “Oink”, el streed food más famoso de Edimburgo. Entre las paredes rosas de Oink que nos recuerdan  a la piel de los cerditos saborearemos bocadillos de carne de cerdo asada a los que añadir un sin fín de salsas y rellenos, destacando el relleno de Haggies (uno de los platos típicos de Escocia) y salsas de manzana, barbacoa, queso, mostaza…  un gustazo por un precio que no excede de las 5 libras.

Cementerio de Greyfriars

Si hay un lugar cargado de leyendas oscuras en Edimburgo ese es el cementerio de Greyfriars, que además de ser el más céntrico de la ciudad es también un lugar habitual de esparcimiento para la gente local, que aprovechan el espacio para ir a merendar, pasear…

Cementerio de GreyfriarsCementerio de Greyfriars Cementerio de Greyfriars

Aquí encontramos la placa (que no su tumba, como muchos piensan) en honor al famoso perrito Bobby, todo un símbolo de la ciudad,  que estuvo velando la tumba de su dueño fallecido durante 14 años, en ese tiempo los vecinos de la zona le tomaron tanto cariño que lo alimentaban, y tras la muerte del perro se levanto una estatua en su honor en una calle paralela.

Placa en honor a Bobby dentro del Cementerio de Greyfriars Escultura en recuerdo de Bobby

Pero años atrás, entre los muros del Cementerio de Greyfriars, tuvo lugar un acontecimiento terrorífico en la historia de Edimburgo: el abogado George Mackenzie mando meter en prisión a finales del Sg. XVII a varios cientos de Covenanters (integrantes de un movimiento religioso nacido en el seno del presbiterianismo), los cuales fueron torturados hasta la muerte, granjeándole el apodo de Bloody Mackenzie (el sanguinario Mackenzie). A los años Mackenzie murió y fue enterrado en el mismo lugar, junto a los que mando asesinar.

Cementerio de Greyfriars, Edimburgo Cementerio de Greyfriars, EdimburgoLugar donde se aparece Bloody Mackenzie

A finales de los años 90 del siglo pasado, un vagabundo que entro en el cementerio confesó haber vivido una experiencia paranormal  y haber visto el fantasma de Mackenzie. Desde entonces más de cuatrocientas personas dicen haber vivido situaciones similares y se ha cerrado el acceso a la tumba del Sanguinario Mackenzie.

Cómo veis Edimburgo es una ciudad de las ciudades más interesantes y con mayor historia de Europa, además está repleta de leyendas y una de las mejores formas de acercarnos a estos misterios es participando en alguno de los Tours organizados que recorren especialmente The Old Town y el propio Castillo de Edimburgo. Desde aquí queremos recomendaros uno de ellos, el llamado Tour de Fantasmas que parte cada día al caer la tarde y nos acerca a los lugares embrujados y con más misterio de la ciudad. Toda una experiencia y una forma diferente de conocer Edimburgo y su apasionante historia

Castillo de Edimburgo

No se puede terminar un recorrido por The Old Town sin conocer el magnífico Castillo de Edimburgo, el monumento más visitado de toda Escocia, que preside la ciudad desde una colina rodeada de acantilados. Asedios, invasiones, encarcelamientos y algunas de las batallas más sangrientas de la Guerra de Independencia se libraron entre sus muros, levantados en piedra volcánica, hasta que entrado el Sg. XVIII se convirtió en residencia de los reyes de Escocia.

Castillo de Edimburgo, Escocia

Al final de la Royal Mile, encontramos la explanada que da acceso al Castillo y en la que cada mes de agosto se celebra su festival de artes, el llamado Edinburgh Festival, uno de los acontecimientos más importantes de la ciudad. La entrada al castillo está flanqueada por las estatuas de Robert The Bruce y William Wallece, dos de las figuras más importantes de Escocia. En su interior, donde alberga varios museos, encontramos la Plaza de la Corona o Crown Square en torno a la cual se disponen la mayoría de los edificios visitables.

Castillo de Edimburgo, Escocia Castillo de Edimburgo, Escocia

La Capilla de Santa Margarita, situada en la parte más alta de la colina, levantada en el año 1070, tiene el honor de ser el edificio más antiguo de la ciudad. En el Palacio Real, levantado por Jacobo IV en el Sg. XV podemos ver las Joyas de la Corona, entre las que destaca la llamada Piedra del Destino, símbolo de la monarquía escocesa. Por cierto, no os podéis perder una tradición que se mantiene desde 1861 y es que desde el 7 de Junio de ese año, cada día, a las 13:00h, el cañón One O´Clock Gun, dispara una salva para que los capitanes de los barcos puedan poner en hora sus relojes, algo imprescindible para la navegación (solo se queda callado los Domingos, el Viernes Santo y el día de Navidad).

One O´Clock Gun

La Piedra del Destino, también conocida como Piedra de Scone o Piedra de la Coronación, es un bloque de piedra arenisca que se empleaba en las ceremonias de coronación de los reyes escoceses durante la Edad Media. En el Sg. XIII la Piedra fue capturada por el rey Eduardo I de Inglaterra y llevada a la Abadía de Westminster en Londres, para emplearla en la coronación de los reyes ingleses. En 1996, el Gobierno británico decidió devolver la Piedra a Escocia, con la condición de que volviera a Londres para su uso en futuras coronaciones, por lo que ahora puede ser vista en el Castillo de Edimburgo, junto con las joyas de la corona escocesa.

Recorrer el Castillo de Edimburgo en su totalidad puede llevar varias horas, por lo que es mejor llevar planificado aquello que no queramos perdernos, podéis consultar los horarios y precios en su web. Una buena idea si vamos a visitar varias atracciones turísticas es hacerse con el Ticket Royal Edimburgo, que incluye transporte ilimitado durante 48h así como las entradas al Castillo o al palacio de Holyroodhouse entre otros.

Qué ver en The New Towm (Ciudad Nueva) de Edimburgo

No debemos dejar que el apelativo de Ciudad Nueva nos engañe ya que la mayoría de los edificios que se pueden ver en este punto de la ciudad datan de los Sg. XVIII y XIX, cuando las clases altas de la ciudad, cansadas de vivir hacinadas entre los muros de la ciudad vieja y de los malos olores, levantaron sus casas hacia el norte. Su arteria principal es la llamada Princess Street, está limitada por el imponente Hotel Balmoral  y la estación de tren de Waverley, hoy en día una de las calles comerciales más importantes de la ciudad, llena de tiendas de todo tipo, restaurantes y de edificios de estilo victoriano.

Princess Street, Edimburgo Princess Street, Edimburgo

Uno de los elementos que más destacan en esta parte de la ciudad es el Scott Monument, levantado en el año 1846 en honor al escritor escocés Walter Scott. Tras su muerte se decidió hacer un concurso para elegirlo y finalmente ganó este impresionante monumento de estilo gótico de 60 metros de alto y que desde lejos se confunde fácilmente con algún edificio religioso. En él se representa tanto a Scott como a su fiel perro.

Scott Monument Scott MonumentScott Monument, Edimburgo

Otra parada importante en The New Towm son los llamados Jardines de Princess Street desde donde se tienen una de las mejores vistas al Castillo de Edimburgo.

Vistas desde los Jardines de Princess Street

Colina de Calton Hill

Al este de Princess Street, en lo alto de una colina, encontramos otro de los lugares imprescindibles que visitar en Edimburgo, The Calton Hill. Se trata del primer parque público de la ciudad y fue diseñado por Jaime II en el Sg. XV.

Vistas desde la Colina de Calton Hill

Aquí podemos encontrar, además de las mejores vistas tanto a la ciudad vieja como a la ciudad nueva, una serie de edificios de estilo neoclásico: el Monumento Nacional, que trato de ser un replica del Partenón de Atenas y se levanto en homenaje a los caídos en las Guerras Napoleónicas; el Monumento a Nelson, en el que destaca su torre de 32 metros de alto que conmemora la batalla de Trafalgar; el Observatorio de la ciudad y el Monumento a Dugald Steward, filósofo y profesor de escocés, y que se ha convertido en una de las postales típicas de la ciudad.

PD: NO SE NOS HA OLVIDADO, no dejeis de visitar el Pub Frankenstein, porque, temática a parte, se trata de un Pub en una Iglesia del Sg. XIX.

Pub Frankenstein



Booking.com