La Ciudad amurallada de Fez es una de las cuatro ciudades Imperiales de Marruecos, fue fundada en el año 807 d.c. por Idris II, perteneciente a la primera dinastía musulmana y que la convirtió en capital. Su Medina es la más grande del país y fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1981.

Fez, situada al norte del Marruecos está considerada como el centro religioso y cultural del país. Cada vez es más fácil llegar a ella desde España ya que varias compañías de bajo coste realizan vuelos regulares al Aeropuerto de Fez Saiss, además se puede conectar con el resto del país a través de trenes y autobuses. Para alojarse lo mejor es hacerlo en alguno de los Ryad dentro de su antigua medina donde también podremos disfrutar de sabrosos platos de la gastronomía árabe.

Fez, Marruecos

La Medina de Fez

La Medina El Bali Fez o Fez Antiguo, es el mayor atractivo de la ciudad y uno de los mejores ejemplos de ciudad medieval conservando gran parte de su muralla. Se trata de una amalgama de callejuelas formada por más de nueve mil calles repartidas en trescientos barrios lo que nos da una pista  de sus dimensiones. Perderse es fácil por lo que el gobierno ha colocado carteles de varios colores para señalizar los diferentes recorridos que pueden hacerse en su interior.

La Medina de Fez, Marruecos La Medina de Fez, Marruecos

La Puerta Balo Bou Jeloud, construida en 1732, supone la entrada principal a la medina, es la más grande  de todo Marruecos y esta ricamente adornada con azulejos de color azul, razón por la cual también se la conoce como puerta azul. Nada más poner un pie en el interior de la Medina, quedamos atrapados por sus estrechas calles plagadas de vendedores, puestos y  animales de carga portando todo tipo de mercancías, como si el tiempo en ella se hubiera detenido hace siglos, mostrando esa mezcla de colores, olores y aromas tan característicos de los zocos marroquíes.

Puerta Balo Bou Jeloud, Fez, Marruecos

La Medina de Fez, Marruecos La Medina de Fez, Marruecos

Existen en la Medina dos calle principales Talra Kbira y Talra Jeloud, aunque nuestra opinión es que a parte de visitarlas nos perdamos por las callejuelas aledañas para conocer la verdadera vida de la zona. Es posible que durante la visita se nos acerquen guías bastantes insistentes dispuestos a acompañarnos por unos cuantos dírhams. Los diferentes zocos estan dedicados a oficios concretos: artesanos, peleteros, alfareros … pero es en la Plaza Seffarine donde encontramos los más antiguos, siendo un lugar ideal para pararse y observar de primera mano cómo se siguen fabricando esos objetos de manera artesanal. Otro punto interesante es el conocido como Barrio Andaluz o andalusí, que fue creado en el siglo IX a raíz de la intensa migración de familias musulmanas desde el sur de la península ibérica.

Zocos de la Medina de Fez, Marruecos Barrio andaluz de la Medina de Fez, Marruecos

Pero La Medina es mucho más, está salpicada de edificios religiosos como Mezquitas, Madrazas o Palacios, en la mayoría de los cuales no está permitida la entrada a los no musulmanes, como sucede con la Mezquita Kairaoine que alberga la Universidad y la Biblioteca más antiguas del mundo.

Mezquita Kairaoine, Fez, Marruecos

Las madrazas son escuelas coránicas algunas de las cuales permanecen activas a día de hoy sirviendo también de residencia de estudiantes, la más visitada de Fez es la Madraza Bou Inania, inaugurada en 1350 y en la que podemos visitar su patio central con la fuente de la abluciones aun en funcionamiento y parte de los edificios circundantes ricamente decorados con madera tallada. También es visitable la Madraza El- Attarine.

Madraza Bou Inania, Fez, Marruecos Madraza Bou Inania, Fez, Marruecos

Pero para obtener las mejores vistas de la Medina hay que salir de ella por la Puerta Bab Guissa, la situada más al norte, y subir a la colina donde se encontraban las antiguas tumbas benimerines, un lugar hoy en ruinas pero al que merece la pena acercarse al atardecer para disfrutar de la multitud de tejados que conforman la Medina y en la que sobresalen los cientos de minaretes que hay en ella.

Fez, Marruecos Fez, Marruecos

Fez, Marruecos

Curtidurías de Fez (tenerías)

Si por algo es famosa la Medina de Fez es por sus curtidurías, existen cuatro ubicadas en su interior aunque la más visitada es la tenería de Chouwara.

Curtidurías de Fez, Marruecos

Para visitarla basta con acercarse a alguna de las tiendas que cuentan con terrazas superiores a modo de mirador. Sus vendedores nos acompañaran hasta ellas con un ramito de hierbabuena o menta para intentar amortiguar, sin mucho existo, el nauseabundo olor que desprenden. La vista a sus decenas cubetas de tintes supone un cumulo de olores y colores que sin duda quedara grabado en nuestras retinas como uno de los lugares más auténticos de la ruta por Marruecos.

Curtidurías de Fez, Marruecos Curtidurías de Fez, Marruecos

Curtidurías de Fez, Marruecos

Probablemente se trate de uno de los oficios más duros del mundo, los trabajadores, remangados, bañan en primer lugar las pieles en cal y excrementos de paloma para dar firmeza y eliminar los restos que no sean piel propiamente dicha, para posteriormente introducirla en las fosas de tintes naturales de diferentes colores y terminar secándolas al sol antes de ser llevadas a los maestros artesanos para la elaboración bolsos, carteras o cinturones. Es muy probable que tras la visita los dueños de las tiendas insistan en comprarles algo, al menos por cortesía conviene pararse a mirar sus productos.

Curtidurías de Fez, Marruecos Curtidurías de Fez, Marruecos

Fez, Marruecos

Fez, Marruecos