Guatemala, es el país de la eterna primavera y ofrece al viajero incontables atractivos; impresionantes ruinas mayas, ciudades coloniales, volcanes, lagos, coloridos mercados… Pero como suele suceder a la hora de planificar un viaje, verlo todo es prácticamente imposible principalmente por lo limitado del tiempo del que disponemos. Por ello en nuestro blog os vamos a explicar, desde nuestra experiencia, cuáles podrían ser las rutas más completas si contamos con 7 ó 15 días para la visita.

Guatemala Tikal, Guatemala

Guatemala en una ruta de 7 días

Guatemala en una ruta de 7 días

Si contamos con una semana para recorrer Guatemala, nada más llegar al aeropuerto internacional de Ciudad de Guatemala, puerta de entrada al país, conviene coger un autobús o una vanet compartida directamente a Antigua, una de las ciudades coloniales más bellas de toda América latina y dar un paseo por el centro para terminar cenando en alguno de los puestos de comida típica guatemalteca que cada tarde se instalan en la plaza de la Iglesia de Nuestra Señora de la Merced.

Cerro de la Cruz, Antigua Guatemala

Al día siguiente, con calma, lo mejor es recorrer las adoquinadas calles de Antigua, visitando el famoso Arco de Santa Catalina, el Tanque de la Unión, el Convento de las Capuchinas o la Plaza Central, sin olvidarnos subir al Cerro de la Cruz desde donde tendremos las mejores vistas de la ciudad y de los volcanes que la rodean. Además podemos comprar algo de artesanía local en el famoso Mercadito de Antigua junto a las ruinas de la iglesia y convento del Carmen.

Arco de Santa Catalina, Antigua Guatemala

El tercer día podemos contratar alguno de los tours que nos lleva al Volcán Pacaya, apta para todos los públicos y con suerte ver lava ardiendo. Desde allí pondremos rumbo a Panajachel, la localidad más turística de las que rodean el Lago Atitlan, para relajarnos en alguno de sus cafés y bares.

Lago Atitlan, Guatemala

Pasaremos dos días explorando Atitlan, considerado por muchos el lago más bonito del mundo, para ello el primer día lo mejor es tomar alguna de las lanchas locales y visitar los pueblos que rodean el lago, como San Pedro de la Laguna, con una amplia tradición maya o San Marcos de la Laguna, convertido en un refugio para mochileros de todo el mundo. No hay que perderse el atardecer en el muelle de Panajachel. El segundo día en Atitlan, los más aventureros pueden optar por hacer kayak, canopy en el Parque Natural o ascender al Volcán San Pedro, pero si preferimos algo más relejado caminar por las orillas entre un pueblo y otro es una delicia. A última hora podemos tomar alguno de los autobuses nocturnos que nos llevaran al norte del país, en concreto a la ciudad de Flores, previo paso por la capital, o bien tomar un vuelo interno hasta allí.

Canopi en el Lago Atitlan, Guatemala

Nuestro último día guarda el plato fuerte de la ruta, las impresionantes ruinas mayas de Tikal. Conviene apuntarse a alguno de los tours que nos llevarán hasta las ruinas coincidiendo con el atardecer o el amanecer para disfrutar al máximo de la experiencia que Tikal brinda al viajero. Para finalizar el día, lo mejor es ir a la orilla del lago Peten Itza, junto al embarcadero de San Miguel, y cenar en las conocidas como  “mesitas” donde sirven exquisitos zumos naturales, tacos y enchiladas. Para terminar, desde Flores, volveremos a la capital para tomar el vuelo de vuelta.

Tikal, Guatemala Tikal, Guatemala

Guatemala en una ruta de 15 días

Si tenemos la suerte de contar con dos semanas para recorrer Guatemala, os proponemos una completa ruta para disfrutar de los mayores atractivos del país.

Guatemala en una ruta de 15 días

Comenzaremos igualmente por tomar un autobús o un shuttle hacia Antigua Guatemala o como realmente se llama “La muy noble y muy leal ciudad Ciudad de Santiago de los Caballeros” para dar un paseo por sus preciosas calles antes de cenar en los puestos de comida local situados junto a la Iglesia de la Merced. El día siguiente lo mejor es deambular con calma por Antigua, visitando los lugares más emblemáticos como el Arco de Santa Catalina, el Tanque de la Unión, el Convento de las Capuchinas y como no las increíbles vistas desde el Cerro de la Cruz. En la ciudad existen números cafés donde descansar de un largo día de turismo o si se tiene ganas bailar en el famoso local Monoloco podremos pasar una buena noche de marcha.

Iglesia de la Merced, Antigua Guatemala

Nuestra visita a Antigua debería coincidir con un jueves o un domingo, para poder ir desde allí al mercado de Chichicastenango o “Chichi” que es el mejor lugar del país donde comprar artesanía, telas o máscaras en alguno de los cientos de puestos que se instalan. El centro del mercado se desarrolla junto a la encalada Iglesia de Santo Tomas, lugar donde además podremos disfrutar de algún ritual maya que se desarrolla en sus famosas escaleras.

Mercado de Chichicastenango , Guatemala Mercado de Chichicastenango , Guatemala

Pasaremos los dos siguientes días recorriendo el que es para muchos el lago más bonito del mundo: el Lago Atitlan rodeado de tres impresionantes volcanes, para ello podemos hacer base en la localidad de Panajachel, que cuenta con la mayor oferta turística de la zona. Lo mejor es tomar temprano una de las muchas lanchas compartidas que recorren el lago conectando los diferentes pueblos parar para visitar alguno de ellos como San Pedro de la laguna, uno de los que guarda una mayor tradición maya o San Marcos de la Laguna, convertido en un paraíso para mochileros y hippies de todo el mundo. No hay que olvidar acercarse al muelle de Panajachel para disfrutar del atardecer. El lago Atitlan ofrece actividades para todo tipo de viajeros, desde practicar kayak por sus aguas a realizar uno de los canopy más espectaculares del mundo, aunque la atracción estrella es la ascensión al volcán San Pedro, que a pesar de su dureza nos recompensa con unas vistas impresionantes que difícilmente podremos olvidar.

Lago Atitlan, Guatemala

Continuaremos el viaje por Guatemala pasando medio día en las ruinas de Quirigua, donde se encuentran las estelas talladas de más de 10 metros de altura y terminaremos el día en Livingston, el Caribe guatemalteco cuna de una amplia población garífuna. El séptimo día podemos disfrutar tranquilamente del ambiente reggae de Livingston y bañarnos en algunas de las mejores playas del país.

Livingston, Guatemala

La siguiente parada de nuestra ruta por el país nos lleva a la ciudad de Rio Dulce, a través de un recorrido en barco por el impresionantes cañón del mismo nombre. Podremos parar en la llamada Isla de los Pájaros además de tomar un baño en las sulfurosas termas de Aguas Calientes. Después de amarrar en el lago Izabal visitaremos el bonito Castillo de San Felipe.

Castillo de San Felipe, Rio Dulce, Guatemala

Nuestro viaje continua hacia el norte, en concreto en la ciudad de Flores, ubicada junto al lago Peten Itza, precioso al atardecer, y que sirve como base para visitar el mayor atractivo turístico del país: las increíbles ruinas mayas de Tikal, unas de las importantes y mejor conservadas del mundo. Para su visita lo ideal es contratar un tour y pasar el día visitando la antigua ciudad maya y si es posible ver amanecer o atardecer en la selva, entre los ruidosos monos aulladores. Si aun nos hemos quedado con ganas de conocer más sobre el mundo maya, podemos dedicar el día siguiente a visitar alguno de los yacimientos cercanos a Flores, como Yaxha o Uaxactun.

Tikal, Guatemala

La última parada del viaje nos llevara tras un largo camino a la tranquila Lanquin, rodeada de un paisaje montañoso espectacular y donde durante dos días podemos recorrer sus alrededores visitando las famosas cuevas de Lanquin, o nadando dentro de las cuevas de Kamba. Pero su mayor atractivo es el impresionante monumento natural de Semuc Champey, donde bañarse en sus pozas de agua azul turquesa o disfrutar de los saltos de agua es todo un broche de oro antes de regresar a Ciudad de Guatemala para tomar el viaje de vuelta.

Semuc Champey, Guatemala Semuc Champey, Guatemala



OFERTAS GUATEMALA



Booking.com