Habíamos leído que la conocida como Icefields Parkway es una de las carreteras escénicas más bonitas del mundo y podemos asegurar tras recorrerla durante nuestra ruta por las Montañas Rocosas de Canadá que ese título no es para nada exagerado.

Icefields Parkway, Canadá Icefields Parkway, Canadá Icefields Parkway, Canadá

La carretera de los Campos de Hielo conecta los Parques Nacionales de Banff y Jasper y en sus 232 kilómetros de longitud encontraremos más de cien glaciares, impresionantes lagos de color verde azulados, cascadas y cientos de rutas de senderismo y miradores por lo que no es de extrañar que fuera nombrada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1894.

Icefields Parkway, cómo llegar y consejos para recorrer

La carretera de los Campos de Hielo (Icefields Parkway), es la Highway 93, y podemos asegurar que es uno de los lugares más impresionantes de Canadá. La mejor manera de recorrerla es alquilando un coche, lo que nos permitirá disfrutar tranquilamente, parándonos tantas veces como queramos, que os aseguramos que serán muchas, para admirar su belleza y es que aunque son poco más de doscientos kilómetros lo ideal es dedicarle al menos un día entero para recorrerla.

Icefields Parkway,  cómo llegar, recorrer y qué ver

La Icefields Parkway está en muy buen estado de conservación y, salvo casos muy excepcionales de inclemencia meteorológica, es transitable en coche durante todo el año, aunque en los meses de invierno será necesario el uso de cadenas o neumáticos de hielo. La velocidad máxima es de 90 km/h y conviene respetarla ya  que la posibilidad de cruzarse con alguna animal salvaje es muy alta. Hay que tener en cuenta que desde el Lake Louise a Jasper tan solo hay una gasolinera en Saskatchewan River Crossing por lo que conviene llevar el depósito lleno y cómo siempre recomendamos llevar descargado el mapa de esta zona de Canadá en la aplicación «maps.me«.

Icefields Parkway, Canadá

Cabe recordar que la Icefields Parkway forma parte de la red de Parques Nacionales de Canadá, por lo que es necesario abonar las tasas de entrada o contar con el Discovery Pass que nos permitirá visitar más de 80 puntos de interés por todo el país durante todo un año. El pase familiar para hasta 7 personas que viajan en el mismo vehículo nos costo en mayo de 2019 136 dólares canadienses, podéis consultar toda la información en esta web o en nuestro Post con todos los consejos para recorrer las Montañas Rocosas de Canadá.

Icefields Parkway de Canadá, qué ver y hacer

Resulta complicado hacer un listado de cosas qué ver y hacer en la Icefields Parkway, la verdad es que simplemente conducir por ella supone un verdadero placer para la vista. A cada paso nos encontraremos con paisajes que nos dejaran con la boca abierta, es la Naturaleza con mayúsculas. Sin dudas este recorrido se convirtió en uno de los mejores días de nuestra ruta por las Rocosas Canadienses al que tan solo le falto cruzarnos con algún animal, y es que tenemos que reconocer que osos, alces y renos fueron bastante esquivos con nosotros durante todo el viaje.

Nómada en la Icefields Parkway de Canadá

Todos los lugares de los que hablamos en este listado de imprescindibles están perfectamente señalizados por lo que es muy fácil localizarlos, además los hemos ordenado según los encontramos en la carretera si partimos de Banff dirección a Jasper.

Bow Lake

Situado a los pies de la impresionante Crowfoot Mountain y visible desde la propia carretera encontramos este bonito lago, el primero viniendo desde Banff.

Bow Lake

El color de sus aguas nos impactó aún estando congelado en buena parte. Existen varios puntos en los que parar fácilmente para disfrutar de él.

Bow Lake Bow Lake

Peyto Lake

Es difícil determinar qué lago es el más bonito de las Rocosas Canadienses, pero el Peyto Lake, con su forma de cabeza de lobo, ocuparía sin duda uno de los puestos más altos de la clasificación.

Peyto Lake

Después de tomar un pequeño desvío, de unos 2 kilómetros desde la carretera, llegamos al parking desde el que parte un sendero de unos 20 minutos hasta el mirador conocido como Bow Summit. Realizamos nuestra ruta a finales del mes de mayo por lo que estaba totalmente cubierto de nieve hasta la altura de las rodillas.

Nómada

Las vistas desde este mirador son totalmente increíbles, si es que ¡parece de mentira! En su mayor parte estaba cubierto de hielo, pero pudimos apreciar como comenzaba el deshielo en las orillas, dejando al descubierto el intenso color de sus aguas.

Peyto Lake, Icefields Parkway Peyto Lake Nosotros!!

Waterfowl Lakes

Se encuentra situado a los pies del pico Howse Peak y es un buen lugar para parar a descansar y hacer un picnic mientras disfrutamos de la tranquilidad de sus aguas.

Waterfowl Lakes, Icefields Parkway

Mistaya Canyon

A lo largo de nuestra ruta por Banff y Jasper encontramos varios cañones horadados durante milenios por los cursos de agua y que han formado paisajes impresionantes como es el caso del Mistaya Canyon, al que se llega tras una breve caminata de unos 500 metros desde el aparcamiento.

Mirador Big Hill and Big Bend

Cuando la carretera comienza a tomar altura se tienen las mejores vistas de la misma, el mejor lugar donde parar a realizar unas fotos es en el llamado Big Hill and Big Bend y, a escasos kilómetros nos toparemos con las Bridal Veil Falls, unas cascadas visibles desde la propia carretera.

Big Hill and Big Bend, Icefields Parkway

Athabasca Glacier

Una de las paradas imprescindibles en la Icefields Parkway es la visita al Glaciar Athabasca. La masa de hielo más grande de las Montañas Rocosas de Canadá conocida como Columbia Icefild o campo de hielo de Columbia que ocupa una extensión de 200 kilómetros cuadrados y alimenta a varios glaciares más pequeños como el Columbia, el Saskstchewan o el propio Athabasca.

Athabasca Glacier,Icefields Parkway

Uno de los lugares donde más se nota el Cambio Climático es en los Glaciares y masas de Hielo de todo el planeta. El Glaciar Athabasca no es una excepción y lo que podemos ver en la actualidad es solo un 60% de la masa de hielo original y es que se calcula que retrocede una media de 5 metros por año. Visitar el Glaciar nos muestra este panorama desolador en el que podemos ver las marcas de donde llegaba el hielo en los diferentes años y podemos apreciar como este retroceso se ha acelerado en los últimos años, sin duda un lugar para reflexionar sobre la deriva de nuestro Planeta Tierra.

Existen dos formas de visitar en Glaciar Athabasca,  bien por libre, haciendo una pequeña ruta que parte desde el aparcamiento situado al pie del glaciar, y desde donde se puede llegar hasta el mirador. No es posible caminar por el hielo del Glaciar por nuestra propia seguridad ya que existen multitud de huecos y cuevas que no se ven y por los que podríamos caer.

Athabasca Glacier Athabasca Glacier Athabasca Glacier

La segunda opción sería apuntarnos a uno de los Tours organizados y que se pueden contratar en este enlace. El paseo se hace con el vehículo todoterreno Ice Explorers, totalmente adaptado para andar por el hielo. Una vez en la masa glaciar se puede bajar del mismo y caminar durante unos minutos por ella. Nosotros no realizamos esta actividad ya que pensamos que después de haber escalado un glaciar en Islandia esta propuesta no iba a sorprendernos, no obstante es una gran idea si no habeis caminado por un Glaciar.

Athabasca Glacier

A escasos kilómetros encontramos otra de las atracciones más destacas de la Carretera de los Glaciares, es conocido como Glacier Skywalk. Se trata de una plataforma semicircular con el suelo de cristal colgada en un precipicio y desde donde se tienen unas vistas impresionantes del Athabasca. +

Sunwapta Falls

Las cascadas conocidas como Sunwapta Falls, “agua turbulenta” en el idioma nativo, son posiblemente las más bellas de toda la carretera de los Glaciares y, por tanto, una parada imprescindible. Para llegar a ellas hay que dejar el coche y continuar por un agradable sendero de unos 600 metros hasta el mirador para poder contemplarlas en todo su esplendor.

Sunwapta Falls

Las cascadas tienen menos de 20 metros de alto, pero lo que les hace tan fotogénicas es el islote que queda en la parte central  de las mismas y que divide en dos el curso del rio.

Sunwapta Falls, Icefields Parkway

Al lado de estas cascadas encontramos el Sunwapta Falls Rocky Mountain Lodge, uno de los pocos alojamientos en esta zona y que cuenta con bonitos chalets de madera y un restaurante. Destacar que tienen una pizarra con un mapa a la entrada donde los clientes van anotando el lugar exacto donde han avistado fauna salvaje.

Athabasca Falls

Situadas a escasos 30 kilómetros de Jasper encontramos otra de las cascadas más significativas de la Icefields Parkway son las Athabasca Falls, al igual que las anteriores no destacan por su altura, unos 23 metros, sino por la increíble fuerza con la que el agua cae por la garganta.

Athabasca Falls, Icefields Parkway Athabasca Falls Athabasca Falls

Valle de los Cinco Lagos

Prácticamente pegando con el pueblo de Jasper encontramos el conocido como Valle de los Cinco Lagos, uno de los valles más bonitos y con los mejores trekking de la zona.

Valle de los Cinco Lagos

Se trata de un recorrido no muy exigente de 4.5 km de ida y con impresionantes vistas. Justo al llegar al desvío comenzó a diluviar por lo que decidimos continuar ruta hasta el pueblo de Jasper y no pudimos recorrer todo lo que nos hubiera gustado este precioso valle.



Booking.com