Durante nuestra ruta por Bulgaria y Macedonia del Norte no paramos de sorprendernos con sus maravillas naturales y joyas arquitectónicas, a menudo ocultas para la mayoría de los viajeros. Muchos fueron los lugares que pudimos conocer sin cruzarnos con ningún “turista”, respirando esa calma y autenticidad tan difícil de encontrar hoy en día al visitar la mayoría de países Europeos. Dedicaremos este post a dos lugares nombrados por la Unesco Patrimonio de la Humanidad que muestran parte de la riqueza cultural que podemos encontrar en los Balcanes y, más en concreto en Bulgaria: las Iglesias rupestres de Ivanovo y la Tumba tracia de Kazanlak.

Iglesias rupestres de Ivanovo, Bulgaria Tumba tracia de Kazanlak, Bulgaria Pasisajes cercanos a Ivanovo, Bulgaria

Iglesias rupestres de Ivanovo, qué ver y cómo llegar

Las conocidas como Iglesias rupestres de Ivanovo (nombradas Patrimonio de la Humanidad en 1979) son un conjunto de iglesias, pequeños monasterios y capillas tallados en la roca. Están situados a unos 16 kilómetros de la ciudad de Ivanovo, en la provincia de Ruse, limitando con Rumania.

Iglesias rupestres de Ivanovo, Bulgaria

La forma más sencilla de llegar hasta aquí es en coche de alquiler desde la ciudad de Veliko Tarnovo en un recorrido que dura en torno a la hora y media.

Cómo llegar a las Iglesias rupestres de Ivanovo, Bulgaria

La historia de estas Iglesias se remonta al año 1320, cuando el futuro patriarca de Bulgaria, Joaquín I, fundó la primera comunidad monacal en las cuevas de la región. Su momento de máximo esplendor llegara gracias a las donaciones de los zares búlgaros, como Ivan Asen II e Ivan Alexandre. Desde ese momento y hasta el Sg. XVII, los monjes continuaron excavando sus celdas e iglesias en la roca, llegando a contar la zona con más de 40 iglesias y 300 edificios, la mayor parte de los cuales han desaparecido.

El gran atractivo de las Iglesias Rupestres de Ivanovo radica en los impresionantes frescos que aún se conservan en cinco de las Iglesias y que son el mayor exponente del arte búlgaro de la Edad Media, encontrándose entre los más significativos de toda la región de los Balcanes.

Frescos de las Iglesias rupestres de Ivanovo, Bulgaria Frescos de las Iglesias rupestres de Ivanovo, Bulgaria Frescos de las Iglesias rupestres de Ivanovo, Bulgaria

En la actualidad únicamente se puede visitar la Iglesia de Santa María (Sveta Bogoroditsa) perteneciente al complejo monástico de San Miguel Arcángel (Sveti Arhangel Mihail), donde podremos maravillarnos con sus frescos que representan escenas bíblicas y en los que aparecen incluso los rostros de los antiguos zares.

Frescos de las Iglesias rupestres de Ivanovo, Bulgaria

Merece la pena asomarse a la celda, a unos 30 metros de altura para contemplar el paisaje.  Y es que además de las iglesias, llegar hasta aquí merece la pena por el impresionante entorno natural en el que se ubica dentro del Parque Natural de Rusenki Lom.

Iglesias rupestres de Ivanovo, Bulgaria

Tras dejar el vehículo en el parking gratuito a los pies de la montaña en la que se ubica la Iglesia, se puede llegar a la capilla bien subiendo unas escaleras que nos llevaran directos a la entrada, o bien haciendo una pequeña ruta, unos 20-30 minutos atravesando diversos miradores. La entrada para ver los frescos es de 4 lev.

Pasisajes de la ruta camino a las Iglesias Rupestres de Ivanovo, Bulgaria

Tumba Tracia de Kazanlak, cómo llegar y visitarla

Continuando con nuestro recorrido por los tesoros de Bulgaria, llegamos a la tumba de Kazanlak, que junto a la tumba de Sueshtari, ha sido declarada Patrimonio de la Humanidad.

Tumba Tracia de Kazanlak, Bulgaria

Se encuentra en  la provincia de Stara Zagora, capital del llamado Valle de las Rosas (es aquí donde se produce el 60% de este aceite de todo el mundo), para llegar a Kazanlak es muy sencillo ya que se encuentra a medio entre dos de las ciudades más visitadas del país: Veliko Tarnovo y Plovdiv.

Tumba Tracia de Kazanlak, cómo llegar (Bulgaria)

Los tracios fueron un pueblo que se extendió por los Balcanes desde el 3000 a.C. al Sg. III a.C, y a pesar de su importancia poco se conserva de ellos en la actualidad, más allá de los túmulos y tumbas que se extienden por la región y de los que se han localizado más de 60.000. Kazanlak, en concreto, fue la última morada de un rey tracio del Sg IV a.C.

Hay que tener en cuenta que cuando hablamos de la visita de la Tumba tracia de Kazanlak, lo que vamos a visitar es una réplica a escala 1:1 de la original  que está situada a escasos metros, precintada por el Gobierno Búlgaro con el fin de preservarla y que fue descubierta durante la Segunda Guerra Mundial al construir un refugio aéreo.

Tumba Tracia de Kazanlak original, Bulgaria

La fiel reconstrucción nos aporta una idea de la belleza de estos recintos funerarios. A la cámara funeraria, de planta circular se accede  a través de un estrecho y pequeño corredor. Una vez dentro destacan los frescos que decoran el techo.

Replica de Tumba Tracia de Kazanlak, Bulgaria Replica de Tumba Tracia de Kazanlak, Bulgaria Replica de Tumba Tracia de Kazanlak, Bulgaria

Podemos visitar también un pequeño museo con alguno de los restos que se encontraron y que permiten conocer algo más esta antigua civilización. Se puede visitar de mayo a noviembre de 9.00 a 17.00 h y el precio de la entrada es de 3lev.

Museo de Tumba Tracia de Kazanlak, Bulgaria Entrada de la replica de la Tumba Tracia de Kazanlak, Bulgaria



Booking.com