Borneo es la tercera mayor isla del mundo y su territorio se divide entre tres países: Malasia, Indonesia y Brunei. Para los amantes de la naturaleza y las grandes aventuras, tan solo decir su nombre, evoca un paisaje de selva virgen y fauna salvaje, y a pesar del cada vez más intenso proceso de desertificación que lo amenaza, Borneo continúa siendo unos de los mayores y más desconocidos paraísos naturales del mundo.

Esta es la tercera vez que llegamos al sudeste asiático y no podíamos dejar pasar la oportunidad de visitar, aunque fuera solo unos días, parte de este territorio. Nos centramos en el Borneo malayo, en concreto en la región de Sarawak, la más cercana a la Malasia continental, donde vistamos un santuario de orangutanes, cruzamos parte de la selva a pie y en kayak además de pasar varias noches en el increíble Parque Nacional de Bako, hogar de los monos narigudos y del que hablaremos en otro artículo.

Cruzamos la Selva de Borneo (Malasia) en kayak

Kuching, base para visitar la región de Sarawak en el Borneo malayo

La ciudad de Kuching, que en malayo significa “ciudad de los gatos”, es la capital del estado de Sarawak y sirve de base para visitar esta parte del borneo malayo. Cuenta con un aeropuerto que conecta la isla con Kuala Lumpur varias veces al día con vuelos de bajo coste operados por AirAsia, en este enlace os dejamos ofertas de vuelos. Desde el aeropuerto se puede llegar a la ciudad en taxi con un precio fijo de 26 RM cuyo ticket se compra allí mismo. Las ofertas de alojamiento son muy variadas, en este enlace os dejamos los sitios mas destacados.

El rio Sungai Sarawak que parte en dos Kuching, Malasia

La ciudad está dividida por el rio Sungai Sarawak y en ambos lados tiene un gran número de atractivos como el Fuerte Margarita, construido en 1879 por Charles Broke conocido como el Rajá Blanco, para protegerse de los ataques de los piratas. También es destacable la Fortaleza Astana o su pequeño pero agradable barrio Chino. Al caer la noche en especial los fines de semana, el waterfront, el paseo junto al rio, se llena de puestos de comida y bebida callejera donde poder divertirse junto con los habitantes de la ciudad. Pero sin duda el lugar más recomendable para cenar es el conocido Tops Pot Food Court Center, situado en la azotea de un parking en la esquina de las calles Jalan Green Hill con Jalan Padugan.

Nómadas cenando en el Tops Pot Food Court Center de Kuching, Malasia

Allí nos encontraremos con  decenas de puestos de pescado y marisco fresco. Basta con acercarse al que más nos apetezca, elegir nuestra una pieza y degustarla en alguna de las abarrotadas mesas, un lugar que no se puede dejar de visitar en Kuching.

Tops Pot Food Court Center, Kuching, Malasia Tops Pot Food Court Center, Kuching, Malasia

Tops Pot Food Court Center, Kuching, Malasia

Pero aunque la ciudad nos dejo una muy grata impresión, la verdadera razón para acercarse hasta allí es la de disfrutar de alguna de las muchas maravillas naturales de Borneo, en la oficina de turismo de la calle Jalan Barrak, se encuentra también la oficina de Parques Naturales, donde podemos conseguir toda la información para gestionar nuestra visita ya sea por libre o contratando guías especializados. En nuestro caso, visitamos por libre y durante dos días el Parque Nacional de Bako y contratamos unos guías con la empresa Semadang Kayaking, que cuenta con diversos pack de visitas para disfrutar de la selva. Nosotros elegimos la opción de Kayak, trekking por la selva y la visita de varias cuevas por 268RM a lo que sumamos 30RM mas para ir al Centro de Recuperación de Orangutanes.

Centro de Recuperación de Orangutanes de Semenggoh

A tan solo 24 kilómetros de la ciudad de Kuching se encuentra este centro de Recuperación de Orangutanes, una visita imprescindible si estamos en la zona. Los Orangutanes, que en malayo significa “hombre de la jungla”, solo viven en libertad en las islas de Bornero y Sumatra. Se encuentran en un más que alarmante peligro de extinción a causa, especialmente, de la destrucción de su hábitat, por la quema de bosques para plantar aceite de palma, además de la caza furtiva. La finalidad del centro es la de atender todas las necesidades de los animales rescatados de estos incendios o de los cazadores furtivos, en un hábitat de semi libertad.

Centro de Recuperación de Orangutanes de Semenggoh

Centro de Recuperación de Orangutanes de Semenggoh, Borneo, Malasia Centro de Recuperación de Orangutanes de Semenggoh, Borneo, Malasia

La visita se puede realizar dos veces al día, a las 9:00h y a las 15:00h, que es cuando les dan de comer. Es a primera hora cuando hay más posibilidades de poder verles. Desde el parking se camina unos 10 minutos hasta llegar a la puerta de acceso del centro donde se abonan los 10RM que cuesta la entrada y está la caseta de información con carteles que nos hablan de la vida de los orangutanes, su edad, filiación etc. En la actualidad viven en Semenggoh 11 ejemplares, el macho alfa lleva por nombre Richiee y ningún otro es capaz de acercarse a la comida estando el presente.

Centro de Recuperación de Orangutanes de Semenggoh, Borneo, Malasia

Después de dejarles la comida no tarda el aparecer el primer ejemplar de estos inmensos animales para tomar su ración de bananas y pasearse tranquilamente entre las miradas atónitas de los allí presentes.

Centro de Recuperación de Orangutanes de Semenggoh, Borneo, Malasia Centro de Recuperación de Orangutanes de Semenggoh, Borneo, Malasia

Se puede pasear por los diferentes senderos que recorren el centro y si se tiene suerte, como fue nuestro caso, nos podremos cruzar con más orangutanes y observar cómo interactúan entre ellos. Si verlos es un momento mágico, el sonido sobrecoge más si cabe, el verdadero ruido de la jungla que todo lo envuelve, el crepitar de las ramas cuando alguno de los orangutanes se acerca es sencillamente fascinante.

Centro de Recuperación de Orangutanes de Semenggoh, Borneo, Malasia

Una visita muy recomendable  y que aunque nosotros llegamos con una excursión contratada se puede acceder hasta aquí fácilmente desde Kuching tomando el bus local K6, que tarda en torno a una hora en llegar al centro.

Kayak y trekking por la selva de Borneo en Malasia

Nuestro punto de partida es en Kampung Bengoh, donde llegamos en unos 30 minutos desde el Centro de Recuperación de Orangutanes. Allí nos reparten unas bolsas estancas para guardar nuestras pertenencias y bajamos al rio para montar por parejas en los kayaks.

Kayak por la selva de Borneo en Malasia

Pronto comenzamos a descender por el rio rodeados por un paisaje espectacular de selva tropical y de los sonidos de sus habitantes.

Kayak por la selva de Borneo en Malasia Kayak por la selva de Borneo en Malasia

La primera parada la hicimos en la pequeña cascada de Aruang Pi´in donde pudimos bañarnos y refrescarnos. Continuamos pasando puentes y cruzándonos con alguna pequeña embarcación local hasta llegar a la aldea Duna Village donde nos tenían preparada una deliciosa comida, después de descansar un rato volvimos a los kayaks.

Kayak por la selva de Borneo en Malasia

Kayak por la selva de Borneo en Malasia Kayak por la selva de Borneo en Malasia

Comenzó a llover lentamente lo que no hizo sino aumentar la belleza del entorno y la sensación de encontrarnos mezclados con la naturaleza. Nos aproximamos a la orilla, donde amarramos los kayaks, para comenzar el trekking hasta la cueva Rembag. La inclinación del terreno y sobre todo el barro hizo que este trekking fuera tan duro como divertido. La selva poco a poco nos engullía y el sonido de sus habitantes nos recordaba a cada paso donde estábamos.

Trekking por la selva de Borneo, Malasia Trekking por la selva de Borneo, Malasia

En una de las entradas de la cueva Rembag, Borneo, Malasia

Tras una hora y algo nos encontramos con la cueva y nos adentramos en ella para que, esta vez, la oscuridad total nos atrapara mientras los guías nos explicaran las especies de arañas enormemente peligrosas que allí vivían. Para llegar al otro extremo de la cueva hay que emplear unos 10-15 minutos.

Kayak por la selva de Borneo en Malasia

Desde allí, tras descansar un poco,  comenzamos la vuelta por el mismo camino, recuperamos los kayaks para llegar hasta la base donde se encontraba la vanet que nos llevaría a Kuching pasadas las 17:30h de la tarde. Durante todo el día nuestros guías nos fueron grabando y haciendo fotos que al final nos regalaron en un CD.

Kayak por la selva de Borneo en Malasia