Después de la paliza de kilómetros que nos habíamos hecho el día anterior por el cambio de nuestra ruta por Islandia, nos levantamos, con tranquilidad, sobre las 8 de la mañana dispuestos a adentrarnos en la zona norte de Islandia que según las predicciones nos recibiría con un tiempo mucho mejor que en el sur y, ciertamente, así fue. La noche anterior aparcamos  la caravana en un centro comercial así que aprovechamos para comprar, repostar gasolina  y volvimos de nuevo a Ring Road para hacer los 175 km que nos separaban de Myvtan, nuestra parada final de hoy.

Desierto negro de Geitasandu, Ruta por Islandia

Por el camino disfrutamos nuevamente de un paisaje que parece sacado de otro planeta. Los primeros kilómetros son de subida, atravesando una zona de colinas  cubiertas de musgo y nieve permanente en sus cumbres, conocidas como Jökuldalsheið a las que le siguen el desierto negro de Geitasandu. Hicimos varias paradas en miradores de la carretera, el viento que soplaba era muy fuerte pero las vistas merecían por completo la pena.

Parque Nacional de Jokulsargljufor: Selfoss y Dettifoss

Pasados unos 60 km desde Eglistadir nos adentramos en el parque nacional de Jokulsargljufor tomando la carretera 864 (mas adelante sale otro desvío por la 862 pero habíamos leído que estaba en peor estado) hacia una de las cascadas más espectaculares de Islandia: Selfoss y Dettifoss. Esta carretera empeoro mucho, sin duda la peor por la que transitamos durante todo el viaje y no tardamos en tener un pequeño percance… reventamos una de las ruedas traseras. Nos bajamos y con paciencia pusimos la rueda de repuesto aunque  se encontraba en un estado mucho más deteriorado que la ya rota (CAMPER ISLAND y sus cosas). Solventado el percance continuamos hasta el parking de entrada. Nos abrigamos y bajamos las escaleras que llevan a la cascada de mayor volumen de Europa: Dettifoss, el estruendo que generan los 1193 metros cúbicos de agua cayendo por sus 44 metros de alto y 100 de ancho es ensordecedor y la columna de roció que se forma es visible hasta en un kilometro de distancia. Sin duda es una de las más espectaculares de Islandia y uno de sus imprescindibles.

Cascada Dettifoss, Ruta por Islandia Cascada Dettifoss, Ruta por Islandia Cascada Dettifoss, Ruta por Islandia

A Selfoss, la segunda de  las cascadas de la zona, se accede recorriendo un sendero de un kilómetro y medio que sale desde Dettifoss. Esta perfectamente señalizado. Al llegar nuevamente nos quedamos maravillados ante el espectáculo de la naturaleza.

Cascada Selfoss, Ruta por Islandia Cascada Selfoss, Ruta por Islandia Cascada Selfoss, Ruta por Islandia

De vuelta a la caravana continuamos hacia el norte, por la carretera 85 atravesando el P.N. Jokulsargljufor, hasta llegar a Ásbyrgi, un enorme cañón que según cuenta la leyenda se formo por la pisada del caballo de Odín. Existe, junto al aparcamiento, una oficina de información turística pero como casi todo en Islandia solo está abierta de Mayo a Septiembre. Recorrimos algunos de los senderos señalizados que hay por la zona, para contemplar en cañón y algo poco habitual en Ia isla, arboles.

Ruta por Islandia

Nuestro viaje continúa rodeando la península de Tjorness, con unas increíbles vistas de la costa, como la que hay desde el mirador de Oxarfjordur. La siguiente parada es  Husavik, un precioso pueblo pesquero a las faldas de las montañas nevadas de la península de Flateyjarskagi. Es famoso por ser el punto de partida de las excursiones de avistamiento de ballenas y frailecillos. En octubre, cuando nosotros viajamos ya no era posible realizar ninguna de estas excursiones así que nos tuvimos que conformar con dar un paseo por sus calles.

Dos de las mejores empresas (según las criticas que hemos leído) para el avistamiento de ballenas son: Gentle Giants y North Sailing.

El área geotermal de Krafla: el cráter de Stora-Viti y Hverir

Continuamos por la carretera 87 hacia Myvtan para visitar uno de los fenómenos de la naturaleza que nos recuerda cómo fue la Tierra en sus orígenes: el área geotermal de Krafla, es una zona de gran actividad volcánica situada sobre una cámara de magma con numerosos cráteres y fisuras.
Cogimos el desvió hacia el cráter de Stora-Viti (significa infierno) que se creó durante la erupción de 1727. La ascensión hasta la cima no es especialmente dura aunque el aire que soplaba sí que era un autentico infierno. Lo que lo hace original este cráter  es el  agua de tonalidades verde azuladas que lo cubre en su interior. Una de las postales más típicas de Islandia.

Cráter de Stora-Viti, Islandia

Siguiendo por la carretera 863 y de camino a Hverir atravesamos las coladas de lava de Leirhnjukur, una de las zonas volcánicas más peligrosas de Islandia.

Coladas de lava de Leirhnjukur, en ruta por Islandia

El área geotermal de Hverir es la mayor solfatara de la isla, pero ¿que es una solfatara? Pues un conjunto de pozos de barro hirviente, depósitos de azufre y fisuras por donde emanan vapores de agua con sulfuros e hidrogeno. En resumen un lugar increíble, no me canso de decir que en Islandia los colores tienen tonalidades diferentes que no había visto antes y este es  uno de los sitios donde mejor se puede apreciar. Existe un sendero que marca un pequeño recorrido a través de los pozos bullentes de lodo que se realiza acompañado por un “ligero” olor a huevo podrido.

Coladas de lava de Leirhnjukur, en ruta por Islandia Coladas de lava de Leirhnjukur, en ruta por Islandia Coladas de lava de Leirhnjukur, en ruta por Islandia

Baños termales de Myvtan, seguimos en ruta por Islandia

El día estaba siendo muy intenso y ya con los últimos rayos de luz decidimos probar por primera vez en el viaje una de las costumbres más arraigadas de los islandeses: los baños naturales termales. Casi en cada pueblo existen una de estas piscinas  o baños en los que sus habitantes se relajan en las diferentes cubetas con agua que va desde los más de 40 grados hasta otras que ni siquiera llegan a los 5 grados. Las más famosas son sin duda las del Blue Lagoon (muy cerca de Reikyavik) y los baños Naturales de Myvtan que son las que visitamos nosotros, el precio en temporada baja es de 3500 coronas islandesas.

Baños Naturales de Myvtan, Islandia

Se trata de un gran estanque de agua caliente, en algunas zonas por encima de los 40º, con continuas corrientes y chorros intensos de agua, además de contar con una sauna y baños turcos. La zona que más nos cautivo fue la exterior del estanque, la sensación de estar bañándote en la noche islandesa con una temperatura de unos 5º y contemplando las estrellas es increíble. Aun más perfecto hubiera sido si nos hubieran dejado las tomarnos las cervezas que  metimos dentro, pero no estaba permitido. Solo las compradas allí.