Una de las mejores excursiones de un día que se pueden hacer desde Tokio es la visita a Kamakura, ciudad costera situada en la prefectura de Konagawa y famosa tanto por su multitud de templos como por sus playas. Anteriormente tomo importancia como centro político, en el año 1192 cuando Minamoto Yoritomo eligió la ciudad como capital del gobierno militar.

Gran Buda de Kamakura

Kamakura desde Tokio, cómo llegar

Kamakura cuenta con tres estaciones de tren: Kamakura central (JR), Hase-Kamakura y Kita-Kamakura. Desde Tokio lo normal es llegar a la estación de Kamakura central, el trayecto dura menos de una hora y queda incluido en el JR Pass.

  • Desde Shinjuku (JR), con la línea JR Shonan-shirijuku line
  • Desde la estación de Tokio central (JR) con la Yokosku line

Una vez en la estación de Kamakura central podemos acceder a los puntos más interesantes o bien caminando, como hicimos nosotros, o cogiendo el tren entre las diferentes estaciones, estos tramos ya no están cubiertos por el JR.

Kamakura, que ver (además del Gran Buda)

Como ya hemos dicho, Kamakura está salpicada de templos zen y sintoístas de gran belleza, lo mejor para su visita es hacerlo caminando o alquilando una bicicleta. Pero para orientarnos mejor utilizaremos las estaciones de tren y que ver en sus alrededores.

  • Alrededores de la estación Hase-Kamakura

Dos son los atractivos más destacados de la zona y, probablemente de toda la ciudad: El gran Buda del templo Kotoku-in y el Santuario Hase-Dera.

Desde la estación de Hase-Kamakura en menos de 10 minutos llegamos al templo Kotoku-in, famoso por el Gran Buda Daibutsu. Se trata de una estatua de bronce de más de 13 metros de alto y 93 toneladas, fue construido en 1252 y se coloco en uno de los enormes salones del templo pero el tsunami de 1495 lo destruyo por completo dejando en pie únicamente la estatua. El horario del templo es de 7:30 a 17:30 en verano y hasta las 16:30 en invierno y su precio de 200 yenes, pero por una pequeña donación mas, 20 yenes, se puede visitar el interior del Buda, totalmente hueco.

Gran Buda de Kamakura Gran Buda de Kamakura

De vuelta a la estación de Hase-Kamakura tomamos un desvío hacia uno de los lugares más visitados de Kamakura, el Templo Hase-Dera, data del año 736 d.c y es conocido también como el templo de los niños perdidos ya que esta repleto de cientos de estatuas Jizo, el dios de los niños difuntos, que han sido colocadas allí durante todo este tiempo por las madres que perdieron a sus hijos.

Templo Hase-Dera, Kamakura Templo Hase-Dera, Kamakura

Templo Hase-Dera, Kamakura

A pesar de lo triste del lugar, el templo en su conjunto es increíble y merece la pena pasear por sus jardines y edificios  hasta subir a la cima para tener unas preciosas vistas al mar. En el edificio principal se encuentra la estatua de Buda Kannon tallada en madera y de 11 caras. La entrada al conjunto cuesta 300 yenes y el horario de 7:30 a 16:30.

Vistas desde lo mas alto del Templo Hase-Dera

  • Alredores de la estación central de Kamkura

Saliendo de la estación lo mejor es tomar la calle Komachidori, de un kilómetro de largo y llena de tiendas, restaurantes y puestos de comida y aprovechar así para probar alguna especialidad local. Al final de la misma llegamos a la entrada del parque que alberga el famoso santuario Tsurugaoka Hachimangu. Se trata del templo sintoísta más importante de la ciudad, símbolo de la antigua capital y que fue fundado por Minamoto Yoritoshi en 1062 y está dedicado al dios patrón de la familia Minamoto y al de los samuráis.

Tsurugaoka Hachimangu

Una excursión escolar en Tsurugaoka Hachimangu Tsurugaoka Hachimangu

La entrada al parque se hace a través de un enorme Torii rojo que da paso a un camino arbolado donde encontramos un puente de piedra y varios edificios más pequeños. Antes de llegar a las escaleras que nos llevan al santuario principal, encontramos un conjunto de barriles de sake donados a modo de ofrenda y que es un símbolo habitual en los templos y santuarios japoneses. Ya en el interior, se puede visitar la cámara de las ofrendas, el salón del culto y el propio santuario principal.

Conjunto de barriles de sake

  • Alrededores de la estación Kita-Kamakura

Los alrededores de la estación de Kita-Kamakura están rodeados de templos que, aunque menos importantes, están enclavados en un paisaje de montaña espectacular. Es casi imposible visitarlos todos en un único día, mas teniendo en cuenta que cierran a las16:30 por lo que tuvimos con conformarnos con ver dos de ellos.

El Templo Kenchoji, está a unos 15 minutos andando de la estación. Fue fundado en 1253 durante la era Kencho y dentro de los cinco grandes templos Zen de Kamakura ocupa el número uno.

Alrededores del Templo Kenchoji Templo Kenchoji, Kamakura

Está formado por varios edificios de madera: Butsudeny, Hatto y Hansobo, la entrada se realiza a través de la puerta Sahmon y lo primero que se ve es una enorme campana. También cuenta con un típico jardín zen en la parte trasera. El precio de la entrada 300 yenes.

Kamakura esta salpicado de pequeños jardines Contrucción de madera Butsudeny

Justo a la salida de la estación, nos topamos con el Templo Enjuku-ji. Edificado en 1282, se erigió para que los mayores que habían dado su vida por defender a Japón tuvieran un lugar donde rezar. Sería el segundo de los templos zen de Kamakura. Además de por los enormes cedros que dominan la entrada, destaca su campana declara Tesoro Nacional. El precio, como en el anterior, 300 yenes.