La Mancha es una tierra llena de lugares de enorme belleza paisajística y cultural, mundialmente conocida gracias a las andanzas del Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha. Una de las imágenes más conocidas es la del caballero intentando derrotar a esos gigantes que realmente eran molinos de viento. Son varias las localidades castellano manchegas que cuentan con este tipo de construcciones, conformando lo que se conoce como la Ruta del Quijote, en concreto nosotros visitamos dos de ellas: Campo de Criptana y Mota del Cuervo.

Molinos de Viento de La Mancha, Campo de Criptana

Los molinos de viento, la ruta del Quijote, como llegar

Visitar los pueblos de Campo de Criptana y Mota del Cuervo es una escapada ideal de uno o dos días desde Madrid (podemos añadir la visita de otras localidades interesantes como el Toboso, hogar de Dulcinea, o Belmonte donde visitar su imponente castillo).

Para llegar desde Madrid a Campo de Criptana, al norte de la provincia de Ciudad Real, basta con tomar la A-4 sentido Andalucía y, pasado Madridejos, la CM 42 hasta que cruza con la CM 3105, desde donde nos separaran solo 9 kilómetros hasta el pueblo. En total 160 kilómetros de viaje. Desde allí a Mota del Cuervo, solo hay que seguir 28 kilómetros por la N-420.

Molinos de Viento de La Mancha, Mota del Cuervo

Los Molinos de Viento de la Mancha, como ver los gigantes de Quijote

Una de las construcciones más representativas del centro peninsular son los Molinos de Viento. Aunque se conocen desde hace cientos de años y su origen se ha fijado en la antigua Babilonia, su aparición en estas tierras tuvo lugar como consecuencia de la grave sequía que asolo la península en el Sg XVI y que hizo necesario buscar nuevas alternativas a los molinos de agua, utilizados hasta el momento para moler el trigo.

Los conocidos como Molinos Mediterráneos presentan una estructura cilíndrica de piedra encalada y un tejado en el que se sostienen las aspas recubiertas por las velas. El palo de gobierno permite orientar las aspas en función de la dirección del viento. En la Mancha se conocen varios tipos de vientos: solano alto, solano fijo, solano hondo, moriscote, Abrego hondo, Abrego alto, toledano, cierzo, matacabras y mediodía, reconocerlos era básico para el buen hacer de la molienda.

Molinos de Viento de La Mancha, Mota del Cuervo Molinos de Viento de La Mancha, Mota del Cuervo

Cuentan con tres plantas divididas de la siguiente forma:

    • La planta baja conocida como silo, donde se dejaban las mulas que traían el grano y desde la que parte una escalera de caracol hacia el resto de estancias.
    • La planta media, utilizada tanto para la limpieza del grano como para almacenar los aperos usados en la molienda.
    • La zona alta, conocida como el molero. Esta parte más alta tiene unos ventanucos para determinar la dirección del viento.

Molinos de Viento de La Mancha, Campo de Criptana

Campo de Criptana, los molinos de viento de Don Quijote

Se trata de una villa, situada en la provincia de Ciudad Real, de origen musulmana y cuya población se dedica fundamentalmente al trabajo en el campo. Su lugar más conocido es el llamado Cerro de la Paz o Sierra de los Molinos donde en tiempos se contaron hasta 32 molinos de viento aunque a día de hoy solo quedan diez en pie. Es aquí donde se supone que Cervantes ambiento el capítulo de la lucha de Don Quijote y sus Gigantes. Tres de estos molinos conservan su estructura y maquinaria original del Sg XVI lo que les ha servido para ser declarados en 1978 Bien de Interés Nacional, son el Infanto, el Burleta y el Sardinero.

Molinos de Viento de La Mancha a vista de Dron Molinos de Viento de La Mancha a vista de Dron

Molinos de Viento de La Mancha, Campo de Criptana

El resto de Molinos también tienen su propio nombre y son utilizados en la actualidad para albergar diferentes museos. Así el Poyatos alberga la oficina de turismo abierta de 10- 14h y de 16.15 a 21.00h, donde se compran los tickets ya sean individuales o combinados para visitar el resto, que son, el Lagarto, con el Museo de la Poesía; Culebro que alberga el Museo de Sara Montiel (natural del pueblo de Campo de Criptina); El Molino Pilon con el Museo de la Labranza; El Cariari con el Museo del Cine de Enrique Alcazar y el Inca Garcilaso que contiene la segunda parte del Museo de la Labranza.

Molinos de Viento de La Mancha, Campo de Criptana

Existe un parking gratuito donde dejar el coche para poder realizar la visita, que recomendamos combinarla con un paseo por el pueblo, de calles empedradas y casas encaladas.

Molinos de Viento de La Mancha a vista de Dron

Mota del Cuervo, el molino de viento que derroto a la Guerra Civil

La localidad de Mota pertenece a la provincia de Cuenca. Es en la parte más elevada del pueblo donde se sitúan sus Molinos de Vientos, esta zona recibe el nombre de El Balcón de la Mancha, desde allí las vistas de la región son esplendidas. Ubicados en esta colina a las afueras del pueblo, en tiempos se llegaron a contabilizar hasta 23 molinos, aunque a día de hoy solo permanecen 7 en pie. Seis de ellos, propiedad del Ayuntamiento, fueron totalmente restaurados durante la década de los 60 y 70 siguiendo el ejemplo del único de los molinos que se conserva con su maquinaria original, el conocido como El Zurdo cuyo nombre deriva del hecho de que sus aspas giren al revés, fue comprado por Ramón Serrano Suñer en 1941 y fue el único que se mantuvo en pie tras la guerra.

Molinos de Viento de La Mancha, Mota del Cuervo

Del resto de molinos destaca el Gigante, cuya maquinaria se puede visitar por dentro y  los sábados, si las condiciones meteorológicas lo permiten, se realiza una molienda tradicional. La oficina de turismo y Museo de Agricultura se ubica en el conocido como El Piqueras cuyo horario de visita es de martes a sábados de 10-14 y de 16-20. Salpicando la colina, entre los molinos se erigen las figuras de Don Quijote, Sancho y Dulcinea como símbolo de la Ruta del Quijote.

Molinos de Viento de La Mancha, Mota del Cuervo Molinos de Viento de La Mancha, Mota del Cuervo

Molinos de Viento de La Mancha, Mota del Cuervo

Además de sus molinos en Mota del Cuervo se puede visitar la Plaza Cervantes, rodeada de casas señoriales o el Museo de la Alfarería, pero lo más recomendable es alejarse a unos 10 kilómetros del pueblo por la CUV 1001 hasta llegar a las Lagunas de Manjavacas, un complejo lagunar de agua salada y que ocupa algo más de un kilómetro cuadrado, un espacio protegido que es uno de los pasos migratorios y de cría más importantes del centro peninsular para numerosas aves acuáticas como las grullas, garzas, fochas o patos además de los coloridos flamencos. Si contamos con más tiempo conviene combinar las visita con otros pueblos interesantes como el Toboso, que si bien no cuenta con ningún molino, permite visitar la casa de Dulcinea, el amor de Don Quijote; Las Pedroñeras, famosos por sus ajos de gran calidad o Belmonte y su imponente castillo. En todos estos pueblos encontraremos un gran número de restaurantes donde poder disfrutar de la gastronomía castellano manchega: migas, ajoarriero, morteruelo, zarajos y un largo etcétera que harán las delicias de nuestro paladar cerrando así una escapa perfecta.

Molinos de Viento de La Mancha, Campo de Criptana