La localidad de Nara está situada a solo 50 km al sur de Osaka y a unos 42 km de Kioto. Fue la primera capital del Japón unificado entre 710-784 d.c., conocido como periodo NARA. Es uno de los lugares turísticos más importantes y atractivos de Japón ya que cuenta con ocho lugares declarados Patrimonio de la Humanidad.

Como llegar a Nara

Nuestra base para recorrer esta zona del país fue Osaka y desde allí es muy sencillo llegar. Podemos utilizar el JR Pass desde la estación de Shin Osaka con la línea JR Yamatoji Rapid Service y en 55 minutos estaremos en Nara.

Que ver en la visita a Nara

Justo en la misma estación de trenes encontramos la oficina de turismo donde compramos un mapa de la ciudad. Los puntos más importantes son accesibles andando, pero decidimos alquilar unas bicicletas, además como el tiempo no acompañaba, llovía a ratos, fue todo un acierto. Nada más salir de la estación, a mano derecha, está el local donde por 500 yenes alquilamos unas bicis para todo el día.

imageedit_3_8571463339

Tomando la calle Sanjodori, que sale de la misma estación, repleta de tiendas y restaurantes, llegamos al Parque de Nara, un precioso espacio lleno de arboles y lagos artificiales donde se encuentran la mayoría de los templos y santuarios de la ciudad. Pero si por algo destaca es por la cantidad de venados que hay por todo el parque y que se han convertido en el símbolo de Nara. Para los sintoístas estos animales son mensajeros de los dioses, de ahí que se les trate como a ellos. Al principio son muy graciosos, pero llega un momento que resultan agobiantes, se lo comen todo ya sean las galletas que venden por todo el parque o incluso el mapa… cualquier cosa que quede en la cesta de la bici desaparecerá.

IMG_3377 IMG_3368

El templo más cercano a la entrada del parque es el Kofuku-ji, de origen budista fue traslado desde Kioto en el año 700 d.c. y destaca por sus dos preciosas pagodas de 3 y 5 pisos respectivamente, que es lo único que queda en pie del original. También se puede visitar por 500 yenes la Sala del Tesoro, con objetos de valor e imágenes de Buda.

20141020_113734

Volvimos a nuestras bicis adentrándonos por el Nara Koen hasta llegar a Kasuga Taisha, santuario sintoísta que se sitúa al pie de las montañas sagradas de Kasugatama y Mikasayama, para llegar a él se asciende por un camino de piedra flanqueado por unas 2000 lámparas de piedra que nos llevan al conjunto de edificios que forman el santuario y que, a su vez, está rodeado por otras mil lámparas de bronce. Fue uno de los sitios que más nos gusto en Nara, ya que además pudimos disfrutar de la presencia de varias familias ataviadas con trajes típicos nipones que se acercaban al templo para hacer sus ofrendas.

20141020_123149 20141020_130428 IMG_3385 IMG_3394

imageedit_5_4462302908

Cruzamos de nuevo el parque y aprovechamos los escasos rayos de sol del día para sentarnos y comer algo frente a uno de sus lagos, disfrutamos también de los jardines tradicionales que lo rodean, para continuar hasta el templo más famoso y visitado de Nara: Todai-ji. El santuario sintoísta original data del año 762 d.c. y, aunque ha sido reconstruido en dos ocasiones por sendos incendios, la ultima en 1692, sigue siendo la estructura de madera más grande del mundo. La entrada al recinto, por 500 yenes, se hace a través de la Puerta Naridaimon de madera y 20 metros de alto, defendida por dos guardianes de también de madera. Según nos acercamos al templo vamos apreciando su inmensidad. Ya en el interior encontramos en Daibutsu, una enorme estatua de Buda de 16 metros realizada en bronce. A los lados de la imagen se encuentran dos divinidades Bodddhisatuas. Una de las columnas de madera que sustenta el edificio tiene con un agujero del tamaño del orificio de la nariz de Buda, según cuenta la leyenda para conseguir la iluminación hay que pasar por el (una iluminación solo al alcance de los delgados). También hay tiendas en las que comprar amuletos y ofrendas.

IMG_3415 IMG_3403 20141020_140236 20141020_134503

Salimos del complejo no sin antes visitar la Torre de la Campana, el Shoro, y que alberga la campana más grande de todo Japón, con 3.87 metros de alto. De nuevo en las bicis, sorteando los ciervos que se amontonan en la entrada, ponemos rumbo a la estación, con una parada en una de las calles más bonitas de Nara: Naramachi, con edificios y tiendas tradicionales. La tarde la dedicaríamos a Osaka.

20141020_142130 IMG_3421