Tras la ascensión el día anterior al Volcán San Pedro y visitar alguno de los pueblos más bonitos a las orillas del Lago Atitlan, Guatemala, nuestra última mañana por esta zona la aprovechamos para conocer la Reserva Atitlan. Se encuentra a escasos 6 kilómetros de la localidad de Panajachel, donde nos alojábamos y se asienta en el Valle de San Buenaventura, que además de contar con unas vistas increíbles del lago es un lugar ideal para disfrutar de su flora y fauna. Pero, para nosotros, el motivo principal que nos llevo hasta allí fue una de las actividades más increíbles del lago, las tirolinas mas extremas del mundo!

Reserva Atitlan, Guatemala, las tirolinas más extremas del mundo

Reserva Atitlan, Guatemala, las tirolinas más extremas del mundo!

Llegamos en tuk-tuk por un precio de 10Q por persona y tras registrarnos en la recepción de la Reserva comenzamos la aventura. Existe dos tipos de cables, los cables extremos con un precio de 250Q, son de menor longitud y se desarrollan en el interior de la vegetación, y los cables ultra extremos que son mucho más largos (casi 1 km) y mucho mas altos (unos 70m) y que atraviesan el lago, su precio 375 Q, y claro, ya puestos optaríamos por estos últimos. En ambos casos se incluye la entrada al parque, que sola tiene un precio de  65Q.

Reserva Atitlan

Nuestros guías nos reparten arnés, casco y elementos de seguridad. En la entrada existe un cable de prueba para “ensayar” el como colocarse y frenar.

Cuerda de prueba Nómada preparandose para descender por las tirolinas

Comenzamos a subir por los senderos de la Reserva, atravesando cafetales y una espesa vegetación, parando brevemente en alguna zona para poder ver a los monos araña.

Reserva Natural del Lago Atitlan, Mono Araña

Por el camino cruzamos hasta 5 puentes de madera colgantes y varias cascadas y saltos de agua, en total unos 45 minutos de ascensión, que, por las agujetas del día anterior, se hizo algo dura.

Puentes de madera colgantes en la Reserva del Lago Atitlan Puentes de madera colgantes en la Reserva del Lago Atitlan

Puentes de madera colgantes en la Reserva del Lago Atitlan

Llegamos al primero de los cables, de unos 700 metros de longitud, allí nos recuerdan que no hay marcha atrás, si decidimos tirarnos tendremos que continuar todo el recorrido puesto que la única salida que quedara será a través de la tirolina.

NO HAY VUELTA ATRAS NÓMADA

Reserva Atitlan, Guatemala, las tirolinas más extremas del mundo Reserva Atitlan, Guatemala, las tirolinas más extremas del mundo

La experiencia es increíble, las vistas al lago y los volcanes mientras estas colgado en la tirolina te dejan con la boca abierta.

Reserva Atitlan, Guatemala, las tirolinas más extremas del mundo

Reserva Atitlan, Guatemala, las tirolinas más extremas del mundo Reserva Atitlan, Guatemala, las tirolinas más extremas del mundo

Para alcanzar los siguientes dos cables aun deberos ascender más por las inclinadas paredes de la reserva. El primero de ellos supera los 870 metros de longitud, casi un kilometro para disfrutar colgado a mas de 70 metros sobre el lago.

Reserva Atitlan, Guatemala, las tirolinas más extremas del mundo

Reserva Atitlan, Guatemala, las tirolinas más extremas del mundo

Reserva Atitlan, Guatemala, las tirolinas más extremas del mundo

Continuamos lanzándonos por el resto de cables, más cortos pero igualmente divertidos ya que atraviesan la vegetación mientras oyes el zumbido de las ramas al pasar. Se tarda algo más de una hora en hacer todo el trayecto y de vuelta a la recepción hay varias cuerdas bajas donde probar nuestra habilidad cruzando el rio sobre pequeños travesaños o columpios.

Reserva Atitlan, Guatemala, las tirolinas más extremas del mundo Reserva Atitlan, Guatemala, las tirolinas más extremas del mundo

Reserva Atitlan, Guatemala, las tirolinas más extremas del mundo

Reserva Atitlan, Guatemala, mariposario

Para completar la visita nos acercamos hasta el Mariposario del geodomo, que es una estructura creada para albergar a una población enorme de mariposas endémicas de la zona.

Reserva Atitlan, mariposario

Un lugar donde relajarnos mientras disfrutamos de una enorme variedad de mariposas de cientos de colores, incluidas algunas con las alas transparentes. Una visita la de la Reserva Natural que sin duda recomendamos.

Reserva Atitlan, mariposario Reserva Atitlan, mariposario

Reserva Lago Atitlan, mariposario

Sobre el medio día, habíamos quedado de nuevo con los conductores del tuk-tuk para volver al hotel en Pana y esperar al shuttlel compartido que nos llevaría de nuevo a Antigua Guatemala para continuar disfrutando de esta preciosa ciudad colonial.

Tuk-tuk

Aquí os dejamos la página web oficial de la Reserva



iati Seguros
OFERTAS GUATEMALA