Son muchos los atractivos que podemos ver y visitar en la región de Transilvania, la más turística de Rumanía, y entre ellos, la encantadora ciudadela de Sighisoara es un parada obligatoria en una ruta por el país y muy cerca, también podremos disfrutar de la espectacular Iglesia fortificada de Biertan.

Sighisoara, Rumanía Sighisoara, Rumanía Iglesia fortificada de Biertan, Rumanía

Sighisoara es una de las ciudades que los sajones fundaron entre los siglos XII y XIII bajo el nombre de Schassburg. De gran valor estratégico y comercial, puesto que servía como conexión entre Valaquia y Moldavia, era también muy conocida por sus productos y reputados artesanos. Se trata de una de las ciudades medievales mejor conservadas de toda Europa y una de las pocas cuya ciudadela continua habitada en la actualidad, lo que le ha valido el reconocimiento de Patrimonio de la Humanidad por la Unesco.

Sighisoara, Rumanía

Si todo esto no fuera suficiente para dedicarle como mínimo  un día, Sighisoara tiene el “honor” de ser la ciudad natal de Vlad Draculea , príncipe de Valaquia, que pasaría a la historia como “el Empalador” y que sirvió de inspiración al escritor irlandés Bram Stoker para crear el personaje de Drácula.

Vlad Draculea o Vlad tepes

La sombra de Drácula es palpable en toda Rumanía pero sólo Sighisoara puede presumir de ser la cuna del conocido como “el Empalador”, pero ¿qué hay de verdad en el mito? En el año 1431, Vlad II Dracul se instaló en la ciudad de Sighisoara con su mujer embarazada y sus hijos. Allí se unió a la Orden del Dragón y su 3 hijo, al nacer, fue bautizado como Vlad III Draculea, o Hijo del Dragón, que llegaría a ser príncipe de Valaquia. Durante su infancia fue, junto a su hermano, rehén del ejército otomano y aunque recibió un buen trato le provocó un odio visceral hacia ellos, por lo que tras su libertad luchó con fiereza contra los otomanos castigándoles con atroces muertes. Entre sus preferidas estaba el empalamiento, técnica que llego a perfeccionar para que la muerte fuera más lenta y dolorosa, lo que le valió el sobrenombre de “el Empalador”. Pero Vlad III Draculea no solo fue cruel con sus enemigos, sino también con sus súbditos, que terminaban con el mismo destino pasando a formar parte de los bosques de empalados que Vlad creo en los alrededores de su castillo. Su venganza contra los nobles boyardos, cómplices del asesinato de su padre y hermanos, es uno de los episodios más crueles de la vida de este personaje: el día de Pascua, Vlad, invitó a cenar a los boyardos a los que pidió que lucieran con sus mejores galas, al acabar la cena, mando empalar a los más viejos mientras que a los jóvenes les obligo a caminar hasta un castillo en ruinas donde fueron obligados a reconstruirlo, pereciendo la mayoría por agotamiento. Se calcula  que a lo largo de su reinado acabo con la vida de entre 50.000 y 100.000 personas, a pesar de los cual es todo un héroe nacional en Rumania. La muerte le llego en 1476 durante la batalla con los turcos y aunque no está confirmado se cree que sus restos descansan en el Monasterio de Shagov.

Qué ver y hacer en Sighisoara

Caminar por las empedradas callejuelas de Sighisoara y sus casas de colores, es como transportarse de lleno a la Edad Media. Como hemos comentado, la ciudad tuvo una importante función defensiva lo que es palpable es su arquitectura y en el gran número de edificios defensivos con los que cuenta, pudiendo recorrer parte de sus murallas y bastiones. De las 14 torres originales aun se conservan en perfecto estado 9 de ellas, cada una de las cuales tiene un nombre dedicado a un gremio artesano.

Sighisoara, Rumanía Sighisoara, Rumanía

El monumento más importante de la ciudad es la Torre del Reloj, visible casi desde cualquier punto de la ciudadela gracias a sus 64 metros de alto. La también conocida como Torre del Consejo se construyó en el Sg. XIV para proteger la puerta principal de la ciudad, aunque tras un incendio fue reconstruida en 1677 en estilo barroco, colocándose su famoso reloj en la fachada.

Sighisoara, Rumanía

Todos los días, a media noche del carrión salen las figuras que avisan del comienzo de la hora de los Vampiros. En la actualidad alberga en Museo de Historia con objetos y fotografías antiguas, y se puede acceder hasta el mirador de la torre desde donde se tienen las mejores vistas de la ciudad. La entrada tiene un precio de 15lei.

La Torre del Reloj, Sighisoara, Rumanía La Torre del Reloj, Sighisoara, RumaníaVistas desde La Torre del Reloj, Sighisoara

No muy lejos de la famosa Torre del Reloj, encontramos el Monasterio Dominicano (Sg, XIII), de estilo gótico. También merece la pena acercarse a la iglesia católica junto a la Torre Cositorilor que aun muestra los impactos ocasionados por el sitio turco en 1704.

Torre Cositorilor, Sighisoara

Para los fanáticos de Drácula, podemos visitar la casa en la que vivió entre 1431 y 1435 Vlad Dracul, además del Restaurante Conde Drácula que sirve platos con salsa roja que imita la sangre.

Casa de Vald Tepes

La plaza principal de la ciudad es la conocida como Piata Cetatii, desde la Edad Media ha sido el centro neurálgico en el que se celebraban ferias y mercados y alrededor de la cual se instalaban los gremios más importantes y poderosos. Hoy en día está rodeada de agradables cafeterías y restaurantes, un sitio ideal para descansar y reponer fuerzas tras la visita.

Piata Cetatii, Sighisoara

Pero quizá el lugar con más encanto de Sighisoara sea la Strada Scolii, una escalera de madera cubierta que conectaba la ciudadela con la colina Biserica Din Deal, donde se encontraba la escuela, construida en 1642 sus 175 escalones facilitaban el acceso a los estudiantes durante los rigurosos inviernos de la ciudad.

Colina Biserica Din Deal Strada Scolii, Sighisoara Strada Scolii, SighisoaraVistas desde Colina Biserica Din Deal Escuela en la Colina Biserica Din Deal

Además de la Antigua Escuela donde aun hoy se conserva un aula con material de 1619, en la colina podemos visitar la conocida como Iglesia de la colina, de estilo gótico en la que se conservan frescos de 1488 y su curioso cementerio.

Cementerio Sajón de la Colina Biserica Din Deal Cementerio Sajón de la Colina Biserica Din Deal

Iglesia Fortificada de Biertan

Una visita imprescindible en Transilvania son sus iglesias fortificadas, siete de las cuales han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad. Situada a unos 40 minutos de Sighisoara la Iglesia fortificada de Biertan es una de las más grandes y  espectaculares.

Iglesia Fortificada de Biertan, Rumanía

Fue construida por los sajones entre 1490 y 1516 en estilo gótico-sajón, cuenta con tres líneas de murallas y durante un tiempo fue residencia de obispos luteranos. El acceso al recinto, formado por otros edificios y un bastión, se hace a través de una escalera cubierta. El interior de la iglesia cuenta con un pulpito de piedra y la sacristía está protegida por un cierre de hierro de 22 cerraduras.

Iglesia Fortificada de Biertan, Rumanía Iglesia Fortificada de Biertan, RumaníaIglesia Fortificada de Biertan, Rumanía

Como curiosidad, el balconete era usado como una cárcel donde eran encerrados los esposos y esposas que se peleaban, dándoles un único plato, una taza y una sola cama lo que hacía que la mayoría de esas parejas salieran reconciliadas.

Iglesia Fortificada de Biertan, Rumanía

Al pie de la iglesia se venden numerosos objetos de artesanía, especialmente de madera y gastronomía local.

Iglesia Fortificada de Biertan, Rumanía Iglesia Fortificada de Biertan, Rumanía



Booking.com