La Costa Amalfitana discurre entre Salerno y Sorrento, al sur de Nápoles, y es considerada por muchos como la costa más bonita del Mediterráneo. Y no es para menos, ya que la serpenteante carretera que recorre estos 56 km de costa nos regala increíbles paisajes de pueblos colgados en la montaña, acantilados y campos de limoneros y naranjos. La Costiera Amalfitana, declarada Patrimonio de la Humanidad, la conforman 16 pueblos cada uno con un encanto personal, para conocerla en profundidad es necesario dedicarle varios días, pero también se puede hacer una excursión de un día desde Nápoles si contamos con menos tiempo. Esto es lo que hicimos nosotros, decantándonos por visitar Amalfi, Positano y Sorrento.

El recorrido que proponemos es el mismo que hicimos nosotros por libre pero también existen excursiones y visitas guiadas que salen de Nápoles para visitar tanto Sorrento como la costa Amalfitana, en este enlace dejamos la opción más económica y completa.

Un día por la Costa Amalfitana, cómo llegar y qué ver Un día por la Costa Amalfitana, cómo llegar y qué ver Un día por la Costa Amalfitana, cómo llegar y qué ver

Cómo llegar a la costa Amalfitana desde Nápoles

Como hemos anotado anteriormente, lo que se entiende por costa Amalfitana está delimitado entre las poblaciones de Salerno y Sorrento ambas conectadas por tren con Nápoles, por lo que si no contamos con un vehículo propio, lo mejor es acercarse hasta alguna de ellas, para  después tomar un autobús con parada en los pueblos a visitar, volviendo de nuevo a Nápoles desde la otra población. Este fue nuestro recorrido:

  • Tren regional desde la estación de Napoli Centrale a Salerno. Existen varios tipos de trenes y recorridos por lo que los precios y el tiempo del trayecto varia, entre los 40 minutos y la hora y media. Se pueden consultar los horarios en la web de Tren Italia
  • Una vez en Salerno, nada más salir de la estación, se encuentra la parada del autobús que hace la ruta a través de la carretera SS163, también conocida como Nostro Azurro y que para en todos los pueblos. Lo ideal si queremos visitar más de uno es hacerse con el billete unico costiera, que permite subir y bajar tantas veces como queramos. Existe un pase de 24h, por 7,60 euros y otro de 3 dias por 18 euros.
  • La vuelta la hicimos después de visitar Sorrento, con la línea de tren conocida como Circumvesubiana, que tarda en torno a la hora en llegar a Nápoles.

Qué ver en la Costa Amalfitana, los pueblos más bonitos

Amalfi, qué ver en esta antigua villa de marineros

Nada más salir de Salerno tomamos la carretera SS163 que discurre serpenteante junto a la costa atravesando acantilados y preciosos pueblos de casas de colores, como Vietri Sul Mare o Ravello, mientras disfrutamos del intenso azul del Mar Tirreno. Nuestra primera parada es Amalfi, probablemente la localidad más importante de la costa, tanto que fue conocida como la Antigua República Marinera de Amalfi y que, según cuenta la leyenda, fue fundada por el mismísimo Hércules como regalo a una de sus amantes de ojos azules como el mar.

Amalfi, qué ver en esta antigua villa de marineros Amalfi, qué ver en esta antigua villa de marineros

El autobús nos deja junto a los espigones del puerto, en la plaza dedicada al marinero Flavio Gioia, al que se le atribuye, no sin algunas dudas, el invento de la brújula. Atravesamos la Puerta de la Marina, entre callejuelas hasta llegar a la Piazza dei Duomo, centro neurálgico de la ciudad y desde donde se tiene la imagen más destacada de Amalfi, la escalinata y la fachada de la Catedral de San Andrés.

Piazza dei Duomo, Amalfi, Italia Piazza dei Duomo, Amalfi, Italia Catedral de San Andrés, Amalfi, Costa Amalfitana

Se comenzó a construir en el Sg X, pero la fachada actual de estilo bizantino data del siglo XIII. En el interior, destaca el Altar Mayor de la nave central creado por el sarcófago del arzobispo Pietro Capuano (fallecido en 1214. En la Cripta dei Duomo, de estilo barroco, se representa escenas de la Pasión y se conserva la cabeza y los huesos de San Andrés. Merece la pena también pasear por su Claustro y el campanario.

Catedral de San Andrés, Amalfi, Costa Amalfitana Catedral de San Andrés, Amalfi, Costa Amalfitana

De vuelta a la Piazza tomamos la via San Lorenzo d`Amalfi, repleta de tiendas de todo tipo, trattorias y galerías de arte, pero lo mejor es tomar alguna «bocacalle» en busca de un rincón secreto en el que descansar del bullicio.

Amalfi, qué ver en esta antigua villa de marineros Amalfi, qué ver en esta antigua villa de marineros

Siguiendo la calle se puede alcanzar el Valle de los Molinos, que se abre paralelo al rio Canneto y en el que se pueden recorrer varios senderos. De vuelta y tras parar hacer alguna compra y comer algo esperamos la llegada del autobús que cada 40 minutos más o menos continua en sentido a Positano.

Positano, qué ver en el pueblo colgado sobre un acantilado

Apenas 18 kilómetros separan las localidades de Amalfi y Positano, aunque se tarda unos 30 minutos en recorrerlo ya que en este tramo la carretera se vuelve más sinuosa y espectacular si cabe, atravesando cultivos de limoneros, naranjos y viñas. También se pueden apreciar, incluso en algún caso, visitar la gran cantidad de grutas horadadas en la roca y, como en el caso de la Grotta da Porta, cuentan con gran cantidad de pinturas prehistóricas.

Positano, qué ver en el pueblo colgado sobre un acantilado

El autobús te deja en la parada situada en la misma carretera, en la parte alta del pueblo, desde donde se tienen unas vistas espectaculares del mismo, destacando la cúpula de la Iglesia de Santa María Asumpta.

Positano, qué ver en la Costa Amalfitana, Italia

Algo que caracterizada la visita a Positano es la gran cantidad de escaleras que hay que subir y bajar mientras callejeamos entre sus casas de colores pastel y, aunque claramente orientado al turismo, esto no le hace perder ni un ápice de su encanto.

Positano, qué ver en la Costa Amalfitana, Italia Positano, qué ver en la Costa Amalfitana, Italia

Lo mejor es tomar la via de Cristoforo Colombo, atravesando boutiques, restaurantes y hoteles, entre los que destaca la Sirenuse con unas preciosas vistas. Continuamos descendiendo por la Via dei Mulini, entre árboles y galerías de arte la mayoría de las cuales se puede visitar de manera gratuita, hasta llegar a la Piazza di Flavio Gioia, donde nos topamos con la Iglesia más importante de Positano, la menciona Chiesa di Santa Maria Assunta, cuya imagen actual procede del siglo XIII, al menos cuando fuimos nosotros no pudimos visitar el interior.

Chiesa di Santa Maria Assunta, Positano

La zona más baja del pueblo, a lo largo de Via Marina, está repleta de restaurantes y en las que tomar un granizado o probar un limoncello bien frio, mientras se disfruta del sonido del mar. Justo en frente está la Spiaggia Grande, de piedra, donde además de bañarse y tomar sirve como punto de partida de las excursiones a lugares como Capri. Lo ideal es pasear tranquilamente entre las barquitas de colores que invaden la zona y disfrutar de las vistas a los islotes de Gallo Lungo, Rotunda y Castellucio. Existe otra playa, menos concurrida, la Spiaggia di Fornillo aunque para llegar a ella hay que bajar y luego, volver a subir, mas de 400 escalones.

Spiaggia Grande, Positano, qué ver en la Costa Amalfitana Spiaggia Grande, Positano, qué ver en la Costa Amalfitana Chiesa di Santa Maria Assunta, Positano

Sorrento, qué ver en un breve paseo por la cuna del Limoncello

De vuelta a la carretera principal tomamos el bus camino de Sorrento, donde llegaríamos en unos 40 minutos. Atrás dejamos los acantilados para acercarnos a uno de los extremos del Golfo de Nápoles.  Sorrento bien merece una vista de un día entero aunque en esta ocasión, como ya lo conocíamos, solo lo disfrutamos un par de horas antes de volver en tren a Nápoles, aun así nos dio tiempo a perdernos por las calles principales de su centro histórico.

Sorrento, qué ver en un breve paseo por la cuna del Limoncello

Desde la estación de autobuses, junto a la Circumvesubiana, tomamos la señorial via Italia, atravesando la Piazza Tasco y dejando a la derecha la Chiesa dei Carmine de finales del Sg. VI, la oficina de turismo esta en esta misma plaza. Las tiendas más importantes, que se encuentran ocupando antiguos palacios de fachadas barrocas, nos acompañaran hasta llegar a la bella Catedral de Sorrento, del siglo XV, estilo románico y dedicada a los santos Filippo y Giacomo. Continuamos callejeando entre restaurantes, tiendas de limoncello y de recuerdos en dirección al mar, hasta llegar al Claustro y la Iglesia de San Francesco, del siglo VIII y en el que destacan sus preciosos arcos y bóvedas.

Claustro y la Iglesia de San Francesco, Sorrento Sorrento, Costa Amalfitana

Nuestra última visita antes de regresar a Nápoles fue al parque público conocido como Villa Comunale con unas increíbles vistas a la bahía de Sorrento y al Vesubio, sin duda un broche perfecto para un nuestro día por la Costa Amalfitana.

Sorrento, Costa Amalfitana



Booking.com