La ciudad de Éfeso es una de las 12 ciudades jónicas situadas en el mar Egeo, ya en época helena se convirtió en un importante centro comercial, cultural y de culto aunque fue con los romanos cuando vivió su época de máximo esplendor. Prueba de ello es el Templo de Artemisa, diosa de la fertilidad y la caza, que fue una de las 7 Maravillas del Mundo Antiguo aunque hoy solo queden en pie unas cuantas piedras. Para los cristianos también tiene su importancia ya que alberga la Casa en la que la Virgen María vivió sus últimos años cuidada por San Juan Evangelista y por que fue visitado en varias ocasiones por San Pablo. A día de hoy, Éfeso es la ciudad mejor conservada de la Antigua Asia Menor, un autentico museo al aire libre, imprescindible en una ruta por Turquía.

Ruinas de Éfeso, Turquía

Selcuk, ciudad de entrada a las ruinas de Éfeso

Selcuk, en la provincia de Esmirna, se ha convertido en un importante centro turístico gracias a la cercanía (menos de 3 kilómetros) con Éfeso. Además cuenta con algunos atractivos propios como la mencionada Casa de La Virgen María, el Museo de Éfeso, la Basílica del siglo XI de San Juan Evangelista o la Mezquita de Isa Bey. Merece la pena también pasear por su zoco y tomar el pulso a la población local.

Cómo llegar. El aeropuerto mas cercano a Éfeso es el aeropuerto internacional de Izmir, Adnan Menderes Airport, está a unos 65 kilómetros de Selcuk (unos 45 minutos en coche)  y la conecta con los principales puntos turísticos del país. Mas práctica es la estación de autobuses, nosotros realizamos todos los trayectos dentro del país en bus. Hasta Selcuk llegamos procedentes de Pamukkale (unas 4 horas para recorrer algo menos de 200 kilómetros) y salimos hacia Estambul en otro autobús nocturno.

Llegar hasta Efeso puede ser algo complicado pero si estáis alojados en Estambul existen excursiones organizadas que os pueden llevar y traer de vuelta en avión. Encontraréis la información en este enlace.

Dónde dormir. En Selcuk hay una gran variedad de alojamientos para todos los gustos y bolsillos, nosotros reservamos en el Atilla´s Getaway Selcuk, está situado a la afueras de la ciudad, a unos 4 kilómetros del centro, cuenta con habitaciones nuevas con baño a muy buen precio pero lo mejor son sus instalaciones con piscina y una zona chill out. Incluso van a recogerte a la estación.




Booking.com


Selcuk, Turquía Selcuk, Turquía

Éfeso, como visitar sus ruinas

Como ya hemos comentado, las ruinas de Éfeso están a unos 3 kilómetros de Selcuk, si nos alojamos allí basta con tomar un taxi para acercarnos hasta ellas, pero en nuestro caso llegamos andando desde el hotel, no sin antes perdernos en un par de ocasiones, y aunque tardamos por ello algo más de lo esperado esto nos sirvió para evitar los autobuses de turistas y poder disfrutar prácticamente solos de la visita.

Ruinas de Éfeso, Turquía Ruinas de Éfeso, Turquía

Éfeso se levanto entre los montes Bulbul y Panayir, las primeras excavaciones datan del siglo XIX y fueron llevadas a cabo por arqueólogos ingleses. Las ruinas que podemos visitar hoy en día están increíblemente conservadas y se puede acceder a través de dos puertas, la principal, más cercana al Teatro y la secundaria, por la que accedimos nosotros y la que recomendamos ya que así veremos al final los puntos más destacados. La visita puede durar unas 2-3 horas si andamos con  tranquilidad.

Una vez atravesada el Ágora de Estado o Superior y los restos del Templo de Isis, nos topamos con el Odeón, un pequeño anfiteatro del siglo II utilizado para las reuniones de los senadores y la representación de pequeños espectáculos.

Odeón, pequeño anfiteatro en Éfeso Odeón, pequeño anfiteatro en Éfeso

Continuamos la visita atravesando la puerta de Hércules y la fuente Trajana, dedicada al Emperador. Merece la pena salir de la calzada principal y acercarse a las casas adosadas o de terrazas, para disfrutar de los mosaicos, frescos y zonas de letrinas. De vuelta al camino principal comenzamos a caminar por la Vía de los Curetos, uno de los puntos más destacados de Éfeso, se trata de una calzada romana, flanqueada a ambos lados por decenas de columnas y en la que se puede ver el antiguo alcantarillado y los restos de los baños públicos.

Ruinas de Éfeso, Turquía Vía de los Curetos

Al final de la vía se levanta majestuoso el edificio más importante de Éfeso, la Biblioteca de Celso, fue construida en honor a Tiberio Julio Celso Polemeano, para ser utilizada además de biblioteca  como tumba monumental. En su interior se guardaron hasta 12.000 manuscritos. Cuenta con dos pisos de columnas de estilo corintio, y estaba presidida por cuatro estatuas que representaban la sabiduría, el conocimiento, la inteligencia y la virtud. La sala de lectura fue construida de tal forma que pareciera más grande y orientada al este para aprovechar las máximas horas de luz solar. Sin duda su imagen es algo que no olvidaremos de nuestro viaje por Turquía

Biblioteca de Celso, Éfeso Biblioteca de Celso, Éfeso

Biblioteca de Celso, Éfeso

Pero aun queda más, por la Vía del Mármol y atravesando el Ágora Comercial se llega al Anfiteatro, uno de los más grandes del mundo, con capacidad para 25.000 espectadores y que fue construido entre los siglos I y II d.c a las faldas del monte Pion.

Anfiteatro, Éfeso



OFERTAS TURQUIA