Hakone y el Monte Fuji son parada obligatoria en cualquier ruta por Japón y la visita, que se puede hacer perfectamente en un día, es perfecta para hacerla desde Tokio. Aunque nos hubiera gustado ascender a la cima del Fuji, en la esta época, octubre, ya no es posible, por lo que tuvimos con conformarnos con ir hasta Hakone e intentar admirarlo desde lejos, disfrutando de otros de los atractivos del Parque Nacional Fuji-Hakone-Izu.

Hakone y la visita al Monte Fuji Hakone y la visita al Monte Fuji Hakone y la visita al Monte Fuji

Cómo llegar a Hakone desde Tokio, ¿merece la pena en un día?

Hakone, situada en prefectura Kannagawa, esta a escasos 100 km de Tokio, pero el tiempo que se invierte en llegar hasta aquí, así como la cantidad de transportes que se utilizan esta muy relacionado con la pregunta «¿merece la pena hacer la excursión?«. A pesar del madrugón y del tiempo invertido en los diferentes medios de locomoción, nosotros pensamos que si merece la pena y mucho, ya que mientras nos trasladamos con el tren de montaña, el teleférico o el barco se aprovecha para disfrutar y contemplar esta magnífica región.

Teleférico en Hakone

Hakone Free Pass

De nada sirve en JR Pass para visitar la zona, por lo que la mejor manera para moverse es comprar el Hakone Free Pass, el pase es válido para dos días consecutivos y su coste es de 5140 yenes si lo cogemos desde la estación de Shinjuko o de 4000 yenes si salimos de Odawara. Estos son los pasos a seguir para realizar la ruta utilizando todos los transportes, cuyos viajes son ilimitados:

  • Desde Shinjuku tomamos en Romancecar de la compañía Odakyu, dura unos 100 minutos, hasta llegar a Hakone Yumoto.
  • En Hakone Yumoto cogemos la Hakone Tozan train, conocido también como tren cremallera y que atraviesa la montaña hasta llegar a Gora en unos 40 minutos.
  • El siguiente tramo, de Gora a Souzan, se hace en un precioso paseo en funicular, conocido como Hakone Tozan Cable de 9 minutos.
  • Una vez en Souzan, podemos llegar a la orilla del lago Ashi en un teleférico que permite tener unas vistas increíbles de la región y, si hay suerte, del Monte Fuji. El trayecto dura 30 minutos, aunque lo mejor es parar en el área volcánica de Owakudami.
  • Por último, podemos tomar un barco en Togendai para cruzar el lago Ashi y llegar a Moto-Hakone, en otros 45 minutos y, desde allí, volver a Tokio.

Qué ver y visitar en Hakone

La región de Hakone forma parte del Parque Nacional Fuji-Hakone-Izu y cuenta con paisajes espectaculares conformados por montañas, bosques, lagos y, como no, el Monte Fuji, símbolo del país, pero que solo es visible en días despejados y teniendo mucha suerte. De hecho nosotros solo conseguimos vislumbrar su figura desde el teleférico y tuvimos que esperar al trayecto en tren entre Tokio y Kioto para poder contemplarlo en plenitud. Hakone (la localidad) es unos de los centros turísticos más importantes del país y destaca por sus aguas termales y la gran cantidad de Osnen y Ryokan (baños públicos) con los que cuenta y también es destable el Museo al aire libre de Hakone, que combina naturaleza con obras de arte de los escultores modernos y contemporáneos más reconocidos del momento, entre ellos 300 trabajos de Picasso. En la parada de Gora, merece la pena andar unos 10 minutos y acercarse hasta el Jardin Botanico o Parque de Gora, la entrada es gratis con el Hakone Free Pass.

Parque Nacional Fuji-Hakone-Izu

El teleférico entre Gora y el lago Ashi tiene una parada a medio camino para visitar el área geotermal de Owakudami, también conocido como el Gran Valle Ardiente. Para nosotros uno de los puntos más destacados de la zona, en el que se ven grietas de las que emanan gases y vapor desprendiendo un intenso olor a azufre, y fuentes de aguas hirvientes.

Área geotermal de Owakudami, Hakone

Como curiosidad, lo típico, aquí es “cocer” huevos en estas fuentes donde adquiere su casacara un característico color negro. Según la tradición por cada huevo que comas tienes 7 años más de vida. ¡A sí que hay que probarlo! Existen varios puestos de comida en la zona y en todos te venden estos huevos por un precio estándar de 500 yenes la media docena.

Área geotermal de Owakudami, Hakone Área geotermal de Owakudami, Hakone Área geotermal de Owakudami, Hakone

Despues de atravesar el monte Kamiyana y sus impresionantes vistas se llega a Togendai, a los pies del lago Ashi. Desde aquí, hay dos empresas, que hacen cruceros por el lago, pero solo una de ellas está incluida en el Hakone Free Pass. Imposible equivocarse, ya que se trata de un enorme barco «pirata».

Barco "pirata" en el lago Ashi, Hakone

El lago Ashi se trata de un lago volcánico de 21 km de circunferencia y situado a 725km sobre el nivel del mar. Su imagen más típica es, en días soleados, el reflejo del Fuji es sus aguas, pero que como ya dijimos, nosotros no tuvimos suerte.

Barco "pirata" en el lago Ashi, Hakone Lago Ashi, Hakone, Japón Lago Ashi, Hakone, Japón

Cuando llegamos a Moto-Hakone, vistamos el Santuario de Hakone, con su enorme Tori flotante. Para llegar al recinto principal se accede por varias puestas o tori y un camino lleno de farolillos. La entrada es gratuita, salvo para el Museo del Tesoro. Por sus alrededores hay bastantes restaurantes y puestos para tomar algo, y se puede rodear el lago para tener diversas perspectivas del mismo.

Santuario de Hakone Moto-Hakone Moto-Hakone



Booking.com