El archipiélago formado por las Islas de Santo Tomé y Príncipe, frente al Golfo de Guinea, es uno de los lugares más auténticos y vírgenes que podemos visitar a día de hoy en todo el mundo. Resulta difícil imaginar como uno de los países más pequeños del continente africano puede guardar tantas sorpresas y lugares increíbles, pero más difícil de entender es como continua siendo un misterio para los viajeros, pues se trata de uno de los países menos visitados del mundo. Naturaleza desbordante, playas salvajes en las qué ver cómo desovan tortugas, antiguas plantaciones de café y cacao y, sin duda, la gente, su mejor patrimonio. En este Post os dejamos los 10 lugares y experiencias imprescindibles qué ver en una primera visita a la Isla de Santo Tomé.

EXPERIENCIAS IMPRESCINDIBLES QUÉ HACER EN SANTO TOMÉ Y PRÍNCIPE

1. Hacer uno o varios trekking por el Parque Nacional de Obô

Sin duda, es imprescindible hacer un trekking por esta reserva, figura natural con la protección más importante del país donde la vegetación es la clara protagonista, con densas selvas tropicales totalmente vírgenes y que ocupa más de un 30% de la extensión total de la isla de Santo Tomé (más aun en el caso de la Isla de Príncipe). El Parque está reconocido a nivel mundial por la variedad de biotopos y especies que en ella habitan.

Trekking por el Parque Nacional de Obô

Existen trekkings para todos los gustos, desde aquellos aptos para personas sin una especial forma física con una duración de 3-4 horas hasta aquellos que hacen noche en el interior de la selva durante uno o varios días, para viajeros con ganas de aventura. Os aseguramos que la belleza de sus paisajes no os dejara indiferentes. Nosotros os recomendamos que hagáis al menos estos dos:

La visita al Lago Amelia desde el Jardín Botánico del Bom Sucesso, en realidad una caminata de unas 3 horas que no lleva a un lago sino al cráter extinto de un volcán, en el centro de la isla.

El trekking de los Túneles de Angolares, que parte cerca de la Roça de Monte Forte, al norte de la isla de Santo Tomé. Este trekking de unas 3 horas es espectacular tanto por el premio final, la brutal cascada escondida entre paredes de 30 metros, como por el camino en sí, que se hace, en parte, por los viejos túneles de la central hidroeléctrica portuguesa.. El agua casi por la cintura, la luz solo de los frontales, los murciélagos… Impresionante.

Aunque el desnivel no es muy grande en ningún de estos dos trekkings, el estado de los caminos especialmente embarrados y resbaladizos en la época de lluvias y los mosquitos, pueden hacer algo más dura las caminatas, pero os aseguramos que ambos merecen y mucho la pena.

2. El Cao Grande, el simbolo de Santo Tomé y Príncipe

Sin salir del Parque Nacional de Obô, nos encontramos con la que puede ser la imagen más icónica del país: El Cao Grade, un pico en forma de aguja de origen volcánico que se eleva más de 650 metros sobre el nivel del mar. Es visible en la parte sur de la isla, donde nos cruzaremos con muchos miradores a pie de carretera desde los que fotografiarlo. Es muy probable que veamos la cima cubierta de nubes, pero tener paciencia, esperar y se dejara ver en todo su esplendor.

3. Visitar y conocer las Roças más importantes de la Isla de Santo Tomé

La historia de Santo Tomé y Príncipe está ligada a la explotación del café y especialmente del cacao, llegando a ser líderes mundiales de la exportación de este producto durante la época colonialista portuguesa. El mayor legado de esa época son las llamadas Roças, las antiguas plantaciones junto a las que se levantaron auténticas ciudades, en las que se construyeron almacenes, vías del tren, viviendas, escuelas y hospitales (algunos de los cuales llegaron a ser los más avanzados de toda África en su tiempo).

Roças más importantes de la Isla de Santo Tomé

Hoy la mayoría de estas Roças están en un estado ruinoso, pero sus habitantes luchan por mantener vivo este legado y redirigirlo en muchos casos hacia un turismo sostenible que muestre su identidad. Cada una de las Roças que visitamos en Santo Tome fue una gran experiencia, una vivencia difícil de explicar, por lo que representan por lo que son y por su gente, curiosa, amable y hospitalaria. Os recomendamos que no es perdáis estas cinco:

  • Roça de Monte Café
  • Roça de Agostinho Neto
  • Roça de Sao Joao de Angolares
  • Roça Monte Forte
  • Roça Agua-Ize

4. La capital, Santo Tomé

Es casi imposible visitar la Isla de Santo Tomé y no parar en su capital homónima, situada junto a la Bahía de Ana Chaves, en el nordeste del país. Santo Tomé, como otras muchas ciudades africanas, se muestra algo sucia, un tanto caótica, ruidosa y con impresionantes edificios coloniales pero en la mayoría de los casos en ruinas. Pero no hay que dejarse llevar por esta primera impresión, ya que la capital guarda grandes secretos como el Fuerte, que alberga el Museo de Historia Nacional, la Catedral de Santo Tomé, grandes galerías de arte que pretender abrir su cultura al mundo, el Museo de Diogo Vaz, donde probar algunos de los mejores chocolates del mundo, el bullicioso mercado, un lugar ideal para tomarle el pulso a la ciudad donde se compra y vende literalmente de todo y, por supuesto, los bares y restaurantes donde disfrutar de un buen ambiente y mejor comida local e internacional. Además, será en Santo Tomé donde encontremos la mayoría de servicios, comercios y empresas dedicadas al turismo.

5. La carretera del Norte de la isla de Santo Tomé

La Isla de Santo Tomé solo cuenta con 3 carreteras que recorren Norte, Centro y Sur de la Isla. La más fotogénica de todas quizá sea la del norte de la Isla y que discurre junto al mar, cruzando pintorescos pueblos de pescadores, playas salvajes y plantaciones de cacao, hasta llegar al famoso túnel de Santa Catalina que marca el final de la carretera pues es imposible rodear la isla por completo ya que la densidad de la selva del Parque Nacional de Obô lo impide. Aunque el recorrido se puede hacer en un día, os recomendamos dedicarle varias jornadas para disfrutarlo al máximo.

La carretera del Norte de la isla de Santo Tomé

6. Las Playas salvajes del sur de Santo Tomé

A lo largo de la isla encontraremos muchas y bellas playas, pero si tenemos que elegir algunas de ellas nos quedamos con las playas del sur de la Isla, cercanas a la población de Porto Allegre. Salvajes y tranquilas, de una belleza natural abrumadora, nos atraparan para siempre. Las tres playas que JAMAS debemos perdernos son:

  • Praia Jale
  • Praia Inhame
  • Praia Piscina

7. La increíble Isla de Rolas

Si hay una excursión que no podemos perdernos en el sur de la Isla de Santo Tomé es la visita a la Isla de Rolas,  conocida como el centro del mundo, por ser el lugar terrestre más cercano a la confluencia entre la línea del Ecuador y el Meridiano 0. Una travesía que apenas dura 20 minutos en barco nos llevará a conocer esta pequeña masa de tierra que atesora una de las playas más vírgenes y bellas del país que no debemos perdernos: la Praia Batería, os dejara sin aliento y donde podemos practicar uno de los mejores snorkel de Santo Tomé. Merece la pena caminar también por su interior, atravesando la densa selva hasta el monumento al Centro del Mundo.

8. Ver desovar a las tortugas

Uno de los grandes reclamos para visitar Santo Tomé y Príncipe es tener la posibilidad de ver desovar a las enormes tortugas marinas, que eligen algunas de sus playas para poner y enterrar sus huevos. En el norte, el mejor lugar es la conocida como Praia Tamarindos donde pasamos una noche con el mayor experto y defensor de estos animales Hipólito Lima, una eminencia de estos reptiles y, aunque faltaron a la cita, lo pasamos genial y aprendimos mucho de él.  En el sur, especialmente activa es Praia Inhame, es en esta playa donde tendremos más posibilidad de  verlas.

Las tortugas desovan entre los meses de septiembre y enero, mientras que las pequeñas tortugas rompen el cascaron en busca del mar partir de finales de noviembre. La protección y el estudio de sus zonas de anidación es básico para la protección de esta especie amenazada y actualmente se dedican muchos esfuerzos económicos y humanos para conseguirlo.

CONSEJO: Si ver las tortugas es uno de vuestros deseos os aconsejamos que os alojéis en alguno de los lodges de Praia Inhame, que están a escasos metros de las zonas de desove y seguro que podréis verlas alguna de las noches que durmáis allí (durante los meses de actividad).

9. Comer en Santo Tomé y Príncipe, una exquisita mezcla de sabores

La comida en la isla de Santo Tomé es simplemente deliciosa, si bien es cierto que la variedad basada en pescado, marisco y pollo generalmente a la brasa, con arroces y fruto del pan ya sera cocido o frito (solo en la capital encontraremos comida más «occidental») puede considerarse algo escasa pero la manera en la que la cocinan es tan variada que puede abrumar.

Os recomendamos parar y probar tanto la comida local en mercados, puestos callejeros y restaurantes sin miedo, cualquiera que veais por el camino, pero estos que os enumeramos a continuación no deberían faltar en ni ninguna visita a Santo Tomé:

  • Mercado gastronómico que se monta en Micolo cada domingo
  • El restaurante Petisqueira Santola en la norteña población de Neves, famoso por sus enormes centollos
  • El restaurante-bar de la Roça de Agostinho Neto
  • Restaurante-museo de Almada Negreiros, en el centro de la isla
  • Resturante Roca Sâo Joâo dos Angolares que ha abierto un reconocido chef portugués en la población Sâo Joâo dos Angolares
  • Restaurante Papa Figo en la Capital Santo Tomé

Donde comer en Santo Tomé y Príncipe

10. Conocer y mezclarse con los habitantes de Santo Tomé y Príncipe

Si tuviéramos que destacar la mayor de las riquezas de Santo Tomé y Príncipe, sin duda, seria su gente. Amables, atentos, vitales, siempre dispuestos a ayudar a cambio de nada y curiosos por conocer lo que el visitante pueda enseñarles. Desde los niños, que te persiguen por las calles de las Roças, hasta los más mayores siempre con una palabra amable y dispuestos a ofrecerte todo lo que tienen por escaso que sea, los habitantes de Santo Tomé se llevaron un buen trocito de nuestro corazón. Practica su lema leve-leve y déjate llevar por la belleza de este país y de sus maravillosos habitantes.

NOTA: Nosotros no visitamos la Isla de Príncipe, la dejamos para el próximo viaje, pero en esta isla también hay buen número de imprescindibles por descubrir.



El mejor seguro para tus viajes con Mondo y Aire Nómada



Booking.com