Canadá es uno de los países con mayor calidad de vida del mundo y Vancouver suele aparecer en los primeros puestos del ranking de mejores ciudades donde vivir, aunque también se trata de la ciudad más cara de todo norteamérica, pero los altos salarios y la gran cantidad de oportunidades de trabajo atraen a una multitud de emigrantes de todo el mundo lo que la ha trasformado a esta moderna urbe en una ciudad multicultural y cosmopolita, con cientos de atractivos y cosas qué ver y hacer.

Vancouver, qué ver y hacer en dos días

Aunque se han encontrado restos que demuestran que las Primeras Naciones se establecieron aquí hace más de 3.000 años, no fue hasta 1791 cuando llegaron los primeros exploradores europeos. La expedición más importante la llevo a cabo el capitán inglés George Vancouver, en honor del cual se le puso el nombre actual ciudad. A partir de ese momento se establecieron en la zona varios asentamientos hasta que el 6 de abril de 1886 se fundó oficialmente la ciudad de Vancouver.

Vancouver y el fiordo Burrard Inlet Vancouver y el fiordo Burrard Inlet

Vancouver cuenta con una situación privilegiada, la ciudad se extiende a lo largo del fiordo Burrard Inlet, entre el estrecho de Georgia y las llamadas Montañas Costeras y, además, está rodeada de impresionantes playas y nevados macizos, en definitiva, naturaleza virgen dentro y fuera de la ciudad, algo que ha marcado a la propios habitantes de Vancouver, y buena muestra de ello y de la preocupación por el medio ambiente es que aquí nació Greenpeace en el año 1971.

Vancouver, Canadá

Vancouver, cómo moverse por la ciudad

La ciudad de Vancouver, al sur de la Columbia Británica,  es el área metropolitana más extensa del Oeste de Canadá y la tercera ciudad más grande del país, después de Toronto y Montreal. Cuenta con un Aeropuerto Internacional ubicado en la localidad de Richmond, a unos 12 kilómetros del centro de la ciudad y que conecta Vancouver no solo con Norteamérica sino con todo el mundo.

Vancouver cuenta con una extensa y eficaz red de transporte público gestionado por la empresa Translink, que incluye autobuses urbanos, el SeaBus (un barco que conecta el centro de la ciudad con North Vancouver), y el SkyTrain, el metro de la ciudad. Vancover está dividida en tres zonas, pero la correspondiente a la Zona 1 es la más turística y la que utilizaremos para movernos habitualmente. Un billete sencillo de SkyTrain para la Zona 1 con validez de 90 minutos tiene un precio de 2.5$ canadienses, mientras que un billete de día entero, DayPass, que cubre las tres zonas cuesta 9$ canadienses.

Conducir en Vancouver puede ser una odisea (nada más llegar, nos recibió un monumental atasco de más de 30 kilómetros) y por ello recomendamos usar el trasporte público, alquilar una bicicleta o ir andando. Además el aparcamiento gratuito es casi inexistente y las tarifas de parquímetro son muy elevadas. Existen parkings subterráneos por toda la ciudad donde dejar el coche a precios mucho más asequibles, realmente Vancouver quiere que te olvides del coche y no lo cojas hasta que te vayas. Los parkings más comunes son los pertenecientes a la compañía EasyPark.

Vancouver, qué ver y hacer

La ciudad de Vancouver, además de ser un punto de partida ideal para visitar alguna de las maravillas naturales que se encuentra a escasos kilómetros, como la Isla de Vancouver, cuenta con suficientes atractivos como para dedicarle dos días: parques urbanos, multitud de museos, mercados, rascacielos y ambiente nocturno en la zona antigua son su carta de presentación.

Vancouver, qué ver y hacer en dos días Vancouver, qué ver y hacer en dos días Vancouver, qué ver y hacer en dos días

Si disponenos de poco tiempo para visitar la ciudad o queremos conocer algún aspecto más concreto de Vancouver, una buena opción es contratar alguno de los múltiples tours que se ofertan y que nos llevarán por toda la ciudad y  alrededores.

Gastown, barrio antiguo de Vancouver

La conocida como Gastown, es la parte más antigua de la ciudad de Vancouver y una de las visitas imprescindibles. Su nombre se lo debe a  Gassy Jack, quien en 1867 abrió la primera taberna de la ciudad el Globesaloon, a la que acudían trabajadores de los aserraderos y mineros de la zona.

Gastown, barrio antiguo de Vancouver

La zona está llena de edificios del siglo XIX, cafeterías, restaurantes, talleres de artesanía y pequeños comercios que contrastan con los rascacielos acristalados tan típicos del resto del a ciudad. Gastown se ha convertido en el barrio con más vida nocturna de la ciudad y punto de reunión de los jóvenes de Vancouver especialmente los fines de semana.

Gastown, barrio antiguo de Vancouver Gastown, barrio antiguo de Vancouver

El lugar más emblemático e icónico de Gastown es el Steam Clock, un reloj de vapor de estilo victoriano diseñado en 1977 que se instaló para tapar la rejilla por la que salía el vapor a la calle. A día de hoy, cada 30 minutos, puede verse como brota el “humo blanco” que aún mueve las manecillas.

China Town

Atraídos por el trabajo en las minas de oro, los aserraderos y el ferrocarril, una importante comunidad china se asentó en esta zona desde 1885, creando uno de los mayores barrios chinos de toda Norteamérica. Hasta China Town se puede llegar caminando desde Gastown, camino en el que nos cruzaremos con la Puerta del Milenio, construida en el año 2000.

Puerta del Milenio, China Town, Vancouver China Town, Vancouver

En este barrio recomendamos visitar los famosos jardines Sun Yat-Sen (Carrall st.) donde podremos disfrutar de un remanso de paz creado para la Exposición Universal del años 1986 celebrada en la ciudad.

Jardines Sun Yat-Sen Jardines Sun Yat-Sen Jardines Sun Yat-Sen

Llegados a este punto queremos hacer una pequeña reflexión sobre Vancouver y de las dos realidades, muy distintas, que conviven en la ciudad. Por un lado está la Vancouver moderna, amplia, rodeada de bosques y enormes parques urbanos en los que pasear y hacer deporte, pero Vancouver también tiene una versión oscura protagonizada por la droga y el fentanilo (un opiáceo 100 veces más potente que la morfina) que está causando una verdadera crisis social con más de 4.000 muertos por sobredosis en los dos últimos años. En las calles cercanas a China Town es fácil ver a decenas de personas inyectándose a plena luz del día sin que parezca sorprender al resto de los viandantes, recorreremos calles llenas de jeringuillas por el suelo, gente buscando en la basura y durmiendo entre ella… una dura imagen de Vancouver que nos impactó sobremanera y que no esperábamos encontrar en una de las ciudades con mayor calidad de vida del mundo.

La imagen más dura de Vancouver

Stanley Park, el parque urbano de Vancouver

Con sus 404 hectáreas, el Stanley Park se ha convertido en el parque urbano más grande de todo Canadá, con kilómetros de senderos, lagos y unas vistas impresionantes a la bahía de Vancouver, sin duda uno de los mejores sitios que visitar en la ciudad.

Stanley Park, qué ver en Vancouver

Además del sendero conocido como SeaWall, con 22 kilómetros, que rodea el parque a orillas de mar, en el Stanley Park podemos visitar el Vancouver Aquarium con más de 9.000 especies, el Lost Lagoon y alcanzar el llamado Brockton Point, en el que se levantan varias replicas de los tótems construidos por las Primeras naciones.

Stanley Park, Vancouver Stanley Park, Vancouver

La mejor manera de recorrer el parque es alquilando una bicicleta, os recomendamos la empresa Jo-E-Cycles ubicados a escasos metros de la entrada principal al parque y que cuenta con una gran oferta de bicicletas incluso tándem y sillitas para niños y bebes y gracias a las cuales pasamos un par de divertidas horas por el parque.

En bici por el Stanley Park

Granville Island

Esta antigua zona industrial, que a finales del siglo XIX contaba con numerosas fábricas y aserraderos, hoy se ha convertido en día en uno de los barrios más de moda y bohemios de la ciudad de Vancouver.

Entrada a Granville Island

Aquí podemos encontrar galerías de arte, el Museo de maquetas de trenes y de barcos, la Fabrica de la cerveza Brewing, la más antigua de la ciudad sonde podremos acercarnos al proceso de elaboración de la misma, y como no, su famoso mercado, abierto en 1979.

Granville Island, Vancouver Mercado de Granville Island, Vancouver Mercado de Granville Island, Vancouver

Visitarlo es toda una delicia para los sentidos, tiende más de 50 puestos en los que comprar gran variedad de alimentos y numerosos bares y restaurantes con comida de los cinco continentes. Además cuenta con unas zonas de merenderos donde podremos sentarnos a comer con vistas privilegiadas a la bahía de Vancouver.

Mercado de Granville Island Mercado de Granville Island Mercado de Granville Island

Capilano Bridge, el puente colgante de Vancouver

Situado a escasos kilómetros al norte de Vancouver nos encontramos con el Capilano Suspension Bridge Park, una de las atracciones más importantes de Vancouver.

Capilano Bridge, el puente colgante de Vancouver

Se trata de un puente de 135 metros de longitud y colgado a 70 metros sobre el rio Capilano, una experiencia no apta para aquellos que tengan vértigo. Pero este parque es mucho más que su puente colgante, se trata de un entorno natural repleto de senderos y actividades, todo ello rodeado de una naturaleza apabullante.

Capilano Bridge, qué ver en Vancouver en 2 días Capilano Bridge, qué ver en Vancouver en 2 días

Podéis conocer todos los detalles sobre la historia del lugar, como visitarlo y que hacer durante la visita en el Post exclusivo que dedicamos al Capilano Bridge.

Lynn Valley

Menos conocido que el Capilano Bridge pero igual de espectacular y además gratuito, es este precioso parque situado también al norte de la ciudad.

Lynn Valley, qué ver en Vancouver Lynn Valley, qué ver en Vancouver

En el podemos perdernos por multitud de senderos y caminos a través de una naturaleza deslumbrante y en el que también encontramos un puente colgante, aunque mucho más pequeño.



Booking.com