El Parque Nacional de Monfragüe es uno de los 15 Parques Nacionales con los que cuenta España y el único en la provincia de Cáceres, además tiene también con otras figuras de protección como Reserva de la Biosfera y ZEPA. Atravesado por los ríos Tajo y Tiétar, en sus más de 18.000 hectáreas podemos encontrar paisajes de enorme belleza como roquedos, matorral mediterráneo o dehesas y, es que, junto al Parque Nacional de Doñada, es el espacio protegido de mayor diversidad de Europa, no en vano Monfragüe es conocido por ser un paraíso para la observación de aves, ya que podemos ver águilas imperiales, cigüeñas negras, alimoches, milanos y, como no, buitres tanto negros como leonados que son el símbolo del parque. En este Post encontrareis una Guía con lo más importante qué ver en Monfragüe.

Guía para visitar el Parque Nacional de Monfragüe

Habitado desde hace miles de años, Monfragüe destaca además de por su riqueza paisajística y natural, por contar con un importante Patrimonio Humano, en el que destaca su castillo, de importancia estratégica durante siglos, y sobre todo, las innumerables muestra de Arte Rupestre de las que hablaremos más adelante.

Monfragüe, qué ver en Caceres Monfragüe, qué ver en Caceres

Por todo ello, Monfragüe es un lugar que soprende enormente ya que, como sucede con la mayoría de las maravillas de la provincia de Cáceres, se encuentra injustamente olvidado, siendo uno de los Parques Nacionales menos visitado de nuestro país.

Cómo llegar y donde alojarse en el Parque Nacional de Monfragüe

El Parque Nacional de Monfragüe se encuentra ubicado al norte de la provincia de Cáceres y está muy bien comunicado, por lo que llegar tanto desde Cáceres como desde Madrid es muy fácil.

… cómo llegar desde Cáceres

El viaje de unos 90 kilómetros se recorre en una hora aproximadamente desde la capital de provincia y la mejor manera de llegar es tomando la A-66 sentido norte, hasta la salida con la EX A1 para coger luego la salida 46 y  la EX208 durante 17 kilómetros hasta llegar a Villarreal de San Carlos.

… cómo llegar desde Madrid

Si venimos desde Madrid el viaje nos tomara algo más de dos horas y media, la ruta más rápida pasa por tomar la autovía A-5 hasta juntarnos con la EXA1 a la altura de Navalmoral de la Mata, desde aquí, como en el caso anterior continuaremos hasta la salida 46 para tomar la EX 208 hasta Villarreal.

Cómo llegar a Monfragüe desde Madrid

Dentro del parque la única localidad que encontramos es la pequeña aldea de Villarreal de San Carlos, de arquitectura típica en ella hay algunos bares y casas rurales además la Oficina de Turismo y el Centro de Visitantes de Monfragüe donde podemos obtener mapas y toda la información necesaria para nuestra visita.

Villarreal de San Carlos, Monfragüe Villarreal de San Carlos, Monfragüe

Donde alojarse en la vista a Monfragüe

Una gran opción para alojarse en la visita a Monfragüe es el pueblo de Torrejón el Rubio,  situado a unos 16 kilómetros de Villarreal. Esta localidad cuenta con todo tipo de servicios: gasolinera, tiendas, panaderías, bares, restaurantes y una amplia oferta de alojamientos. Además aquí podremos visitar varios lugares de interés:

  • Observatorio Astronómico: Monfragüe es uno de los mejores puntos de Europa para observar el cielo lo que él ha llevado a conseguir el sello Starlight. El observatorio cuenta con una cúpula de 4 metros así como con un telescopio de última generación y otro solar. Para visitarlo lo mejor es contactar en el teléfono 972455292 o vía mail: observatorioastronomico@torrejonelrubio.es.
  • Centro de Arte Rupestre de Monfrague: donde podemos visitar cuatro chozas en las se recrea la vida en la Prehistoria. Para contactar cuentan con un teléfono 927455292 y el mail arterupestre@torrejonelrubio.es.
  • Bird Center: Un centro de información ornitológica y de interpretación donde podremos conocer las aves que pueblan Monfragüe. El mail en este caso es el birdcenter@torrejónelrubio.es y el teléfono el mismo.
La especie más representativa del Parque Nacional de Monfragüe es el buitre negro, el ave de mayor tamaño de toda la Península Ibérica y es que algunos ejemplares alcanzan los tres metros. Vive sobre todo en bosques de encinas, alcornoques y quejigo y se alimenta fundamentalmente de carroña.

Qué ver y hacer en el Parque Nacional de Monfragüe de Caceres

Hay muchas formas de recorrer y visitar Monfragüe ya sea caminando, por libre o siguiendo alguna de las rutas marcadas en coche, parando en los puntos y miradores más emblemáticos e incluso en 4×4 o barco, contratando alguna de las muchas excursiones guiadas que se proponen y que nos llevaran a zonas privadas del Parque imposibles de visitar de otra manera.

En el Parque Nacional de Monfragüe existen tres rutas oficiales de senderismo señalizadas por colores. La Ruta Roja, la más larga con 13 km totales va desde Villarreal de San Carlos al Castillo de Monfragüe pasando por el Mirador del Salto del Gitano. La Ruta Amarilla, de 8.5 km que nos llevara desde Villarreal al Mirador de la Tajadilla, y la Ruta Verde, la más corta con 7.5 km  que parte, como las anteriores hasta llegar al Cerro Gimi.

Nosotros, teniendo en cuenta que viajamos con niños pequeños y teníamos solo un día para la visita, decidimos recorrer Monfragüe con nuestro coche e ir parando en los lugares más importantes. Podemos dividir el recorrido en dos rutas: una hacia el Oeste, desde el Centro de Visitantes y otra hacia el Este, en cualquier caso, os contamos lo imprescindible qué ver en Monfragüe.

Ruta Oeste, desde Villarreal de San Carlos al Castillo de Monfragüe

Mirador del Salto del Gitano

La primera parada de la ruta es el Mirador del Salto del Gitano, posiblemente el punto más emblemático de todo Monfragüe y un lugar excepcional para el avistamiento de aves. También conocido como Peña Falcón encontramos unas impresionantes crestas rocosas elevadas hasta 300 metros sobre el curso del rio Tajo en las que anidan decenas de parejas de buitres leonados y negros.

Vistas desde el Mirador del Salto del Gitano, Monfragüe

Un lugar totalmente mágico en el que el tiempo se detiene mientras observamos como sobrevuelan nuestras cabezas estos enormes animales. Junto a la carretera encontramos un pequeño aparcamiento para unos 10 coches, por lo que a veces es difícil encontrar hueco.

Buitre en el Mirador del Salto del Gitano, Monfragüe Buitres en el Mirador del Salto del Gitano, Monfragüe Buitres volando sobre el Mirador del Salto del Gitano

Cuenta la leyenda, que en esta zona se encontraba una ruta habitual de comerciantes y pastores pero también de bandoleros. Uno de estos bandidos, de origen gitano, tenía atemorizados con sus robos a los que discurrían por estas tierras. Un día, una pareja de guardias civiles lo encontraron y estuvieron a punto de detenerlo, pero el hábil bandido dio un salto tan grande que llego al otro lado de la sierra, cruzando el rio, tan impresionados quedaron los guardias que quedaron petrificados, pudiendo contemplar su figura rocosa hoy en día en una de las crestas.

Castillo de Monfragüe

El siguiente punto que no debemos perdernos es el Castillo de Monfragüe. Se trata de una fortaleza, hoy en ruinas, levantada por los árabes, en el año 811, sobre una antigua fortificación utilizada por celtas y romanos. Se trata por tanto de un lugar estratégico utilizado durante siglos desde el cual divisamos, prácticamente, la totalidad del Parque de Monfragüe.

Subida hacia el Castillo de Monfragüe

Entre las ruinas de Al-Mofrag (el abismo), como lo llamaron los árabes, aún podemos ver parte de la muralla, el aljibe y dos de sus torres, la del Homenaje (restaurada completamente) y otra de forma cilíndrica. Además de unas vistas panorámicas espectaculares, el Castillo es también un punto ideal para el avistamiento de aves. Junto a él encontramos la Ermita de la Virgen de Monfragüe que guarda en su interior una talla de la Virgen de estilo bizantino del Siglo XII.

Torre del Castillo de Monfragüe Vistas desde el Castillo de Monfragüe Interior de la Torre en el Castillo de Monfragüe

En temporada baja es posible llegar casi hasta a los pies del Castillo en coche, pero en verano y fines de semana hay dejar el coche a pie de carretera, en el parking habilitado. Desde aquí podemos tomar un empinado camino que nos dejara en el Castillo en unos 20 – 30 minutos o tomar el autobús gratuito de cuyos horarios nos pueden informar en la oficina de turismo ya que los cambian de forma frecuente.

Como casi todos los Castillos, el de Monfragüe también esconde varias leyendas entre sus muros. La más conocida de todas es del “llanto de la mora Noeima”. Se cuenta que el Castillo estaba gobernado por el noble Kaid y su esposa, que murió al dar a luz a su hija Noeima. Esta, cuando creció, se convirtió una de las mujeres más bellas de la zona y era pretendida por numerosos nobles árabes sin éxito. Durante uno de los asedios a los que fue sometido el Castillo por parte de las tropas cristianas, Noeima se enamoró perdidamente de un apuesto soldado cristiano con el que se veía a escondidas a través de un pasadizo que llevaba desde el Castillo a un punto de Monfragüe. El joven, aunque enamorado, se debatía entre sus sentimientos y su labor como soldado y acabo informando de la existencia del pasadizo. Una noche las tropas cristianos accedieron a través de él hasta los aposentos de Kaid que fue apresado. Antes de morir Kaid maldijo a su propia hija, condenándola a permanecer en el Castillo para siempre. Se cuenta que durante las frías noches de invierno, Noeima camina por las ruinas hasta el llamado Canto de la Mora, donde deja caer sus lágrimas, que transformadas en perlas van a parar al rio Tajo.

Abrigo del Castillo y las pinturas rupestres de Monfragüe

Algo desconocido para la mayoría de los visitantes que se adentran en Monfragüe es que el Parque alberga uno de los puntos más importantes de Pinturas Rupestres de la Península Ibérica. Aquí se han llegado a catalogar hasta 107 abrigos, puntos donde nuestros antepasados se refugiaban y cuyas pinturas nos muestran parte de su vida cotidiana.

Abrigo del Castillo y las pinturas rupestres, qué ver en Monfragüe

En la actualidad solo es posible visitar el conocido como Abrigo del Castillo, para llegar basta con tomar el camino que lleva del aparcamiento al Castillo, y como a medio camino encontraremos unas rejas negras a mano izquierda con un cartel informativo con los horarios de la visita, cuyo precio es de 3€.

Abrigo del Castillo y las pinturas rupestres, qué ver en Monfragüe Abrigo del Castillo y las pinturas rupestres, qué ver en Monfragüe

La visita, guiada, es muy amena y dura unos 30 minutos, en ella podemos ver pinturas entre el 9000 a.C. hasta la Edad de Hierro, en el año 2500 a.C. Se trata de varios paneles de arte esquemático, pintados fundamentalmente durante el Neolítico cuando la humanidad se volvió sedentaria y comenzó a cultivar y domesticar animales.

Pequeña nómada aprendiendo sobre el arte rupestre Abrigo del Castillo y las pinturas rupestres Abrigo del Castillo y las pinturas rupestres,

Están pintadas con el dedo, con pigmentos rojizos (en su mayoría con óxidos de hierro) que representan figuras antropomórficas o animales como cérvidos. Además también se puede ver un ejemplo de escritura tartesa.

Abrigo del Castillo y las pinturas rupestres, qué ver en Monfragüe

Ruta Este desde Villarreal al Portillo del Tiétar

Tras comer en el área recreativa que hay junto al Puente del Cardenal del Sg. XV acondicionada con mesas y bancos de madera perfectos para hacer un picnic y descansar, pusimos rumbo a la parte Este de Monfragüe. Aquí encontraremos numerosos miradores desde lo que tendremos preciosas panorámicas del Parque. Entre ellos destaca, el mirador de la Tejadilla, junto al embalse de Torrejón y sobre el Tiétar; en de la Malavuelta donde tuvimos la posibilidad de contemplar durante tiempo una decena de ciervos en la ladera de enfrente, el Mirador de las Higuerillas en una curva del rio y donde es fácil ver las aves acuáticas y el del Portillo del Tiétar.

Ciervo desde el Mirador de la Malavuelta Miradores en la parte Este del Parque, qué ver en Monfragüe Miradores en la parte Este del Parque, qué ver en Monfragüe



Booking.com