Empezamos nuestra ruta por Myanmar y nuestra primera parada sería la Roca Dorada y Bago. Aterrizamos en Yangon a las 19:00 hora local en un vuelo procedente de Kuala Lumpur. Habíamos reservado desde España habitaciones en el Hostal Mothern Land Inn 2, el precio por 3 habitaciones dobles y una triple fue de 153,76$ (éramos 9 personas), un precio bastante ajustado teniendo en cuenta que además incluye el transporte desde el aeropuerto hasta el mismo Hostal (solo cuando se llega de vuelos internacionales). Al aterrizar, efectivamente, estaba nuestro nuevo amigo Than Zaw esperándonos cartel en mano. El camino hasta el Hostal debería ser de una hora más o menos, pero como casi siempre en Asia, el bullicio, las motos, los coches…vamos, el caos, hicieron que fueran 2 horas y parecieran 10 divertidos minutos. Al llegar nos recibieron con unos fresquitos zumos de limón, a las chicas del grupo les decoraron la cara con el maquillaje tradicional Birmano o Thanakha (se trata de una crema resultante de frotar la corteza del árbol de thanakha contra un plato especial de barro) y nos repartieron las habitaciones (todas ellas tienen baño dentro, aire acondicionado, televisión y están bastante limpias). Como no cambiamos dinero en el aeropuerto preguntamos en recepción y nos hicieron el cambio ellos pero bastante peor que lo visto al llegar.

Roca Dorada, Myanmar

La Roca Dorada y el Monte Kyaiktiyo. Cómo llegar

Dejamos la visita de la ciudad de Yangon para la vuelta, al final del viaje, ahora nos vamos a ver la Roca Dorada (el monte Kyaiktiyo). No es que esta stupa dorada este cerca de Yangon (a unos 150 km) pero es que realmente está lejos de todo. El mismo hostal nos proporciono una Vanette con conductor para los 9, además de apalabrar una ruta para el todo el día  (Yangon – monte Kyaiktiyo – Bago – Yangon) por un total de 180$. La hora de salida las 6 de la mañana. La Vanette nos dejo (09:00h) en Kinpum, el pueblo que se encuentra en la base del monte Kyaiktiyo. Desde allí hay que coger unas camionetas que recorren los 11 km de subida hasta el complejo monumental (2500 MMK por persona). Estas camionetas (primera a las 06:00h y última a las 18:00h) tienen la parte de la carga modificada, en cada una de ellas caben unas 40 muy apretadas personas.

Existe una forma «más tradicional» de llegar a la Roca Dorada, se trata de una ruta de 11km conocida como «la senda del peregrino» que parte del pueblo de Kinpun. La ruta está muy bien señalizada y, a través del camino, nos iremos cruzando con decenas de stupas y puestos de bebidas. Se trata de un ascenso algo duro pero que discurre, en su mayor parte, por partes arboladas que proporcionan una preciada sombra.

Monte Kyaiktiyo, visitando la Roca Dorada Monte Kyaiktiyo, visitando la Roca Dorada Monte Kyaiktiyo, visitando la Roca Dorada

Ya en si, solo el trayecto, de unos 50 minutos es toda una experiencia que recomendamos sin lugar dudas (hay una parada a mitad de viaje). Las camionetas llegan casi hasta la misma cima del monte donde nos esperan una larga lista de puestos de comida de todo tipo, artesanía local y la taquilla de los tickets (6000 MMK por persona). Para entrar las chicas tienen prohibido los pantalones cortos y los tops y por supuesto que la visita se realiza descalzo (cuidado con las horas más centrales del día, el suelo literalmente arde).

Vistas desde el Monte Kyaiktiyo Monte Kyaiktiyo, Roca Dorada, Myanmar Monte Kyaiktiyo, Roca Dorada, Myanmar

A 1.100 metros de altura sobre el nivel del mar, una stupa de 7 metros se apoya en un difícil equilibrio ante el precipicio del valle Kyaiktiyo. Sobra decir que la mano del hombre no interfiere en esa difícil posición, no hay ni cemento ni agarres artificiales en el granito. Para explicar tal curiosa situación hay que remontarse al siglo XI en el que el rey Tissa recibió un pelo de Buda de las manos de un ermitaño que le encargo la construcción de la stupa, este rey, ni corto ni perezoso, encontró la piedra debajo del mar, la transporto hasta lo alto del monte y colocando el pelo justo debajo evito el derrumbe.  Leyendas a parte, es increíble ver como el Sol impacta en el dorado de la roca, mientras se escuchan los rezos de los fieles y peregrinos. Canticos que te transportan y te recuerdan lo diferente e igual que es la vida en otros sitios.

Roca Dorada, Myanmar

Solo a los hombres se les permite el paso hasta la misma stupa y poder pegar en el granito una lámina de oro. Mas stupas y templos hay a lo largo monte Kyaiktiyo, pero ninguna es tan imponente como la Roca Dorada.

Roca Dorada, Myanmar Roca Dorada, Myanmar

Ya de vuelta, abajo, en Kinpum, espera nuestro conductor para emprender el camino a Bago. Nos sentimos como si hubiéramos visitado otro mundo, algo tan diferente como familiar, una sensación difícil de describir, no en vano es el monumento más importante para los Budistas birmanos junto con la Gran pagoda de Yangon y el monte Popa.

Bago, La antigua Capital Birmana (Myanmar)

El camino a Bago es de 2 horas, es la antigua capital de Myanmar y esta a unos 80km de Yangon. Aunque casi todos los monumentos de Bago están restaurados y parecen relativamente modernos son milenarios, la ciudad cuenta con una colección arqueología enorme pero los más importantes son: Shwemawdaw Paya, Mahazedi   Shwethalyaung Buddha,  la Kyaik Pun, monasterio Kya Kha Wain Kyaung, el palacio de Kanbawzathadi y el monasterio de la serpiente, para poder visitar todos hay que comprar una entrada conjunta que cuesta 10.000MMK, además de los 300MMK por cámara de foto o los 500MMK por cámara de video. La visita completa  ronda las 3 horas.

Shwemawdaw Paya, Bago

Nosotros empezamos por la Shwemawdaw Paya, es la stupa más grande que hemos visto jamás, tiene 114 metros de altura (14 más que la de Yangon). La historia de esta pirámide de oro es trágica  porque se ha derrumbado en muchas ocasiones pero cada vez que  la reconstruían era un poco más alta, la última vez que se hundió fue en 1930 y no se reconstruyo hasta 1950 dejándola como se puede ver ahora, pero conviene recordar que la estructura original data del siglo X.

Shwemawdaw Paya, Bago

Palacio de Kanbawzathadi, Bago

Pasamos (por la proximidad) al palacio de Kanbawzathadi, del que solo quedan los enormes pilares de teca que aguantaban en el año 1599 el palacio. Actualmente  esta reconstruido casi por completo.

Palacio de Kanbawzathadi, Bago Palacio de Kanbawzathadi, Bago

Monasterio Kya Kha Wain Kyaung

El monasterio Kya Kha Wain Kyaung fue nuestra tercera parada. Meditación y monjes, unos 500 en la actualidad, es lo que nos llevamos de este lugar. Este es uno de los mejores sitios para dejarse atrapar por el aura espiritual del budismo.

Monasterio Kya Kha Wain Kyaung. Myanmar Monasterio Kya Kha Wain Kyaung. Myanmar

Monasterio de la Serpiente de Bago

Cuenta la leyenda que un importante monje soñó con la reencarnación de un nat (espíritu venerable) en la pitón Birmana que hoy duerme en el monasterio de la Serpiente. 150 años después, con 5 metros de largo y 30 centímetros de ancho, continúa viviendo allí la misma “culebra”, que es una las más grandes del mundo. Impresiona verla en directo y dejar un billete al lado de su cuerpo mientras  te  mira sacando la lengua. Con algo de  suerte (o no, según gustos) se puede ver como la alimentan.

Monasterio de la Serpiente de Bago

Kyaik Pun Paya o templo de los 4 budas

La Kyaik Pun Paya o templo de los 4 budas sorprende por lo moderno de su aspecto, (luces de neón incluidas), pero  se construyo en 1476. Se trata de 4 Budas de 30 metros de altura en posición sedente, espalda con espalda. Alrededor del templo se pueden  encontrar cantidad de pequeñas stupas y campanas de ofrenda.

Kyaik Pun Paya o templo de los 4 budas Kyaik Pun Paya o templo de los 4 budas

Mahazedi Paya, Bago

Siguiente  parada, la Mahazedi Paya, lo que realmente llama la atención de esta gran stupa (traducción literal)  son las 4 tramadas de escaleras que llevan a lo más alto de la misma, desde allí se puede ver una bellísima panorámica de Bago, donde sus pagodas y templos florecen dorados entre la frondosa selva. Nota: solo los hombres pueden subir hasta arriba.

Vistas desde Mahazedi Paya, Bago Vistas desde Mahazedi Paya, Bago Mahazedi Paya, Bago

Shwethalyaung Buddha

Por último,  ya atardeciendo, nos encontramos con Shwethalyaung Buddha, el Buda reclinado de 55 metros de largo y 16 de alto (su dedo meñique tiene 3 metros). Construido en el 997, derrumbado en 1757, perdido en la jungla hasta 1881 (imaginarlo tapado por la selva, camuflado… es increíble) y actualmente  cubierto por un pabellón (menos increíble).  Llaman la atención, aparte de sus dimensiones, el almohadilladlo de sus pies y la historia narrada en imágenes de cómo se construyo en su espalda.

Shwethalyaung Buddha Shwethalyaung Buddha

Tras la maratoniana  tarde de templos nuestro conductor nos dejo en la estación de autobuses de Yangon a las 20:00h, desde allí, a las 21:30h saldría el bus nocturno dirección Mandalay (hora de llegada a las 05:30h). Viajamos con la empresa J.J. Express Bus por (17€/persona), pero este trayecto lo operan mas compañías, se pueden mirar horarios y frecuencias.

Bago, Myanmar



El mejor seguro para tus viajes con Mondo y Aire Nómada

Booking.com