Myanmar nos está encantando pero todos teníamos marcado con un rojo muy especial la llanura de Bagan y sus más de 3000 templos. “Uno de los mayores espectáculos del mundo” dijo Marco Polo.

Bagan, la llanura de los 3000 templos Bagan, Myanmar Bagan, Myanmar

Llegamos a las 22:30 al hotel donde teníamos la reserva, el Hotel Large Golden Pot, el precio por 2 noches para 3 habitaciones triples fue de 297$, las habitaciones son muy completas, todas tienen baño dentro y aire acondicionado. El hotel también alquila bicicletas y bicicletas eléctricas por 8000MMK el día además de contar con un servicio de bus para diferentes lugares de Myanmar. Una de las recomendaciones que más hemos leído es ver amanecer y atardecer desde lo alto de uno de los templos así que vamos rápidamente a cenar para madrugar. En Bagan se puede encontrar una gran oferta de restaurantes y bares, incluso una calle llena de estos (hablaremos de ella más adelante), hoy nosotros nos  hemos decidido por un pequeño restaurante cerca del Hotel, el menú, para variar, noodles y Myanmar beer.

Mapa de Bagan y sus 3 zonas diferenciadas

Bagan cuenta con 3 zonas muy diferenciadas:

– Nyaung U: Zona donde están la mayor parte de hostales, alojamientos de mochileros y restaurantes, servicios de viajes, alquileres de bicicletas, etc. Una larga carretera recta de unos 3 km separa esta zona de Old Bagan.

– Old Bagan: Donde se encuentra la mayor y mas importante concentración de templos, es el núcleo de zona arqueológica, tiene una parte de la muralla original y está asentada en un meandro del rio Ayeyarwady.

– New Bagan: Zona de nueva creación resultado de las expropiaciones que realizo el gobierno en el año 1990 de un pueblo que estaba asentado en Old Bagan. Según las autoridades el motivo del traslado fueron los robos continuados en la zona arqueológica aunque por el otro lado aseguran que fue una consecuencia de las protestas callejeras de 1988. Sin interés arqueológico.

Alquilar una bicicleta o moto electrica en Bagan

 Sin duda la mejor opción es el alquiler de este tipo de moto porque con una bicicleta convencional se pierde mucho más tiempo y hay mucho que ver, además de que  el calor es agobiante y pedaleando puede ser un problema. No hay otra de forma de visitar Bagan, los coches y motos de gasolina no pueden entrar y andando es impensable (aunque siempre se puede contratar un guía y unos tuck-tuck eléctricos, mucho más caro). Un aspecto muy importante de las motos eléctricas que hay que llevar siempre en mente es…. su batería,  la moto está cargada para todo el día, aguanta sobre unos 40 km y es casi imposible quedarse tirado… FALSO. Si la moto deja de andar siempre se puede pedir ayuda en alguno de los muchos puestos de bebidas y comida que hay por casi toda la llanura, los encargados de estos ellos llaman al dueño (el teléfono está en la matricula) y este al poco viene con otra moto cargada al máximo. Dicho así parece que esta hasta bien organizado pero ¿si donde te quedas tirado no hay nadie…?.

Nómadas en Bagan, Myanmar

Bagan es inmenso y la forma de disfrutarlo puede ser muy diferente, nosotros optamos por marcar los 5 puntos más importantes y luego perdernos por su llanura, descubriendo sus templos, buscando a los “portadores de la llave” que son los encargados de abrir el templo en cuestión o parando a charlar con algún lugareño mientras nos cuenta leyendas sobre el Bagan misterioso.

Un poco de historia de Bagan y sus 3000 templos

Bagan es el resultado de una histeria  constructiva que duro unos 250 años, en los siglos XI al XIII (años de transición del hinduismo al budismo),  hasta la llegada de los mongoles en el 1287. Durante estos años los Reyes encargaron la construcción de unos 3000 templos, los que podemos observar hoy son las estructuras de ladrillo, los construidos en madera y teca se perdieron hace ya mucho. Ese frenesí constructor ha dado paso a otro frenesí en nuestros días, el de la restauración. En muchos de los templos la interpretación usada para restaurar ha sido más bien libre ya que poca semejanza guardan con el original, situación muy criticada desde organismos culturales internacionales pero aun así Bagan sorprende a propios y extraños por su grandeza, imaginar los tiempos de esplendor no cuesta nada estando delante del Ananda Pahto.

Los 5 mejores Templos de Bagan qué ver

Amanece y estamos en lo más alto del templo Buledi (es el que hemos elegido por sus increíbles vistas para ver amanecer y atardecer, el templo nº 394). Se trata de una stupa piramidal con una estrecha terraza en la parte más alta.

Tras ver amanecer volvemos a desayunar al Hotel y rápidamente empezamos el asalto a Bagan. Como dijimos antes, la forma y por ello la experiencia de visitar  esta llanura va depender mucho de las preferencias de cada uno, pero insistimos en la maravilla que supone perderse entre sus templos y caminos. Por ello vamos a enumerar los 5 templos más importantes e interesantes a nuestro juicio y nuestras mejores experiencias en Bagan. Elaborar una ruta carece de sentido puesto que lo mejor es no tenerla, descubrir lugares y perderte hasta en el tiempo.

Dhammayangyi Pahto

Es el templo más grande de todo Old Bagan, visible desde cualquier punto, con un diseño similar al  Ananda Pahto, con pórticos y terrazas rodeando el deambulatorio o altar que esta tapiado. Fue construido por el rey Narathu en el siglo XII y tiene una terrorífica historia entre sus muros. Se dice que este rey lo mando construir para expiar sus pecados, (asfixio a su padre y a su hermano, mato a su mujer por practicar rituales hinduistas) era tal el sentimiento de culpabilidad que quiso construir una estructura que fuera recordada a lo largo de la historia, por ello ordeno que los ladrillos, unidos sin argamasa, encajaran con tal precisión que ni un pelo pudiera caber entre ellos y a los obreros que no lo consiguieron les corto los brazos. El rey Narathu, “que se labro unas grandes amistades”, fue asesinado en el 1170 y como venganza sellaron 3 de los 4 santuarios del templo y el propio alatar, y así continúan hasta  el día de hoy. ¿Qué secretos ocultaran esas habitaciones tapiadas?, nadie lo sabe pero cualquiera de los lugareños que frecuentan el templo tiene su propia visión de la leyenda. Hoy solo hay uno de los santuarios abierto, tiene dos budas, Gautama o buda de la historia y Maitreya o buda del futuro. Es el único templo de Bagan con dos budas adyancentes y que no necesito restauración alguna.

Dhammayangyi Pahto, Bagan, Myanmar

Ananda Pahto

Con su resplandeciente hti de 51 metros de altura, el Ananda Pahto es uno de los templos más grandes, hermosos e importantes de Bagan. Fue construido por el rey Kyanzittha en el 1090 y cuenta con una leyenda tan misteriosa como macabra. Se dice que este rey recibió a 8 monjes que viajaban desde el Himalaya para pedir limosna, estos vivían y meditaban en una cueva donde no hacia frio ni calor. El rey les pidió que le contaran todos los detalles de aquel lugar de donde venían. Los monjes usaron sus poderes y habilidades psíquicas de meditación y teletransportaron al rey hasta allí, este muy satisfecho les pidió que le ayudaran a construir un templo en Bagan recreando las condiciones de la cueva que acaba de visitar y así fue. Pero una vez terminado el Ananda Pahto el rey ordeno matar a los monjes para que nadie pudiera replicar el templo y solo se pudiera ver en Bagan.

Ananda Pahto, Bagan

También dice otra versión de la leyenda que el destino de los monjes fue muy diferente, siendo estos enterrados vivos entre las paredes del templo para que sus espíritus sirvieran como guardianes del mismo. El cuadrado central del Ananda Pahto mide 53 metros, tiene unas dimensiones perfectas y la temperatura en su interior rara vez baja de los 25º y sube de los 30º. Su estructura es una cruz griega, las bases y terrazas están adornadas con 544 azulejos vidriados que narran escenas del Jataka inspiradas en textos mon. En el interior hay 4 estatuas de Buda de 9 metros de teca maciza. Pasear alrededor del templo observando los azulejos, las torres y stupas mientras te imaginas la leyenda de su construcción te teletransporta a la época de los monjes.

Ananda Pahto, Bagan Ananda Pahto, Bagan

Sulamani Patho

El templo Sulamani Pahto, también llamado Sulamani Guphaya, cuya traducción literal significa joya de la corona, fue construido en el año 1181 por el rey Narapatisithu. Es uno de los templos más animados ya que por sus enormes jardines exteriores se sitúan varios mercadillos y muchos vendedores ambulantes.

Sulamani Patho, Bagan, Myanmar

Por fuera es una expresión de templo tardío, más sofisticado y con mejor iluminación interior. Las terrazas tranqueadas generan un efecto pirámide que termina en la parte superior cerrada al público. En el interior hay 4 imágenes de Buda que miran a los puntos cardinales.

Sulamani Patho, Bagan, Myanmar Sulamani Patho, Bagan, Myanmar

Abeyadana Patho

Se trata de un templo levantado en el año 1102 de estilo cingales, la leyenda cuenta que fue construido por la mujer (Abeyadana) del rey Kyanzitha mientras él estaba escondido de su sucesor el rey Sawlu. Lo más importante del templo y único en todo Bagan son sus frescos, 550 pinturas murales con escenas del Jataka y varias deidades hindúes que fueron restauradas por la Unesco en 1987. En su interior hay también un Buda sedente de ladrillo.

Abeyadana Patho, Bagan, Myanmar Abeyadana Patho, Bagan, Myanmar Abeyadana Patho, Bagan, Myanmar

Shwezigon Paya

Esta pagoda se encuentra en la zona de Nyaung U y es el principal monumento religioso de la ciudad. Al atardecer su color dorado se ilumina de forma mágica, alrededor de la stupa se pueden observar escenas del En sus cuatro puntos cardinales se levantan unos santuarios con sendos Budas pedestres de bronce de 4 m de altura. La parte más importante de la pagoda se encuentra en el lado oriental, en una pequeña habitación cubierta por las figuras de los 37 nat prebudistas, aprobados por la monarquía como gesto amistoso con la población que no quería renegar de todos sus  dioses a favor del budismo. Como curiosidad, cerca de la escalera este, hay en el suelo, en una de las losas, una hendidura que se llenaba de agua para que los reyes y soberanos pudieran ver el hti sin necesidad de mirar hacia arriba (evitando molestas lesiones de cuello).

Shwezigon Paya

Las mejores experiencias en Bagan

Perderse entre sus templos y conocer a su gente

Los 3000 templos de Bagan sobresalen entre las acacias para regalar al visitante en cada esquina de la llanura una sensación diferente, una emoción irrepetible. Perderse y preguntar o perderse y no preguntar, tan solo dejarse llevar por los caminos y senderos hasta que un pequeño templo se cruza contigo para ser redescubierto y entrar con la sensación de ser el primero en pisar su interior desde hace siglos. Eso es Bagan.

Bagan y su gente

Sensaciones que en muy pocos sitios se pueden tener, emociones que no se pueden describir o que solo pueden comprender los que también las han experimentado. Bagan sin su gente quería huérfana, a mitad. Hay que parar a hablar y conocer a los habitantes que andan todos los días esos caminos. Gente amable, simpática y ardua en saber lo que hay fuera de aquellos muros milenarios y en explicar los secretos que guardan. Si bien es cierto que los vendedores puede llegar a ser un problema, los “guardianes de la llave” o, simplemente, el señor que va en un carro tirado por bueyes nos regalaran momentos irrepetibles.

Bagan y su gente Bagan y su gente

La calle Thi Ri Pyitsaya 4

No todo van a ser templos en Bagan (aun que casi lo son). Situada en Old Bagan se encuentra la calle Thi Ri Pyitsaya 4 repleta de bares y restaurantes. Tras horas recorriendo los polvorientos caminos llenos de baches y con un calor de justicia, bien recibido es un descanso y que mejor sitio que esta calle. Por la noche, cuando el calor ya no es tan intenso, relajarse es una de sus terrazas en casi tan místico como el atardecer. Allí encontraremos comida local o más occidental, refrescos y cerveza muy fría a precios muy ajustado.

Thi Ri Pyitsaya 4 St

El atardecer en lo más alto de un templo de Bagan

Ver como los colores de la llanura se degradan poco a poco reflejándose en las paredes rojizas de ladrillo, en el polvo de los caminos y en los ojos de los visitantes hacen del atardecer de Bagan uno de los más impresionantes que hemos visto. Prueba de ello es que la gente, casi de forma mística rompe a aplaudir cuando el Sol deja mover las coloridas sombras sobre el lienzo del horizonte. Nuestra recomendación es huir de los templos masificados y escalar alguno alejado y más pequeño. Casi todas las pagodas están gestionadas por una familia (guardianes de la llave), al encanto de ver la puesta del Sol se puede sumar la compañía de quien vive eso diariamente, compartir un té o hasta la cena, escuchar leyendas, historias y aventuras que no van a salir en ninguna guía, que posiblemente no vuelvan a ser contadas y que nos llevamos en lo más profundo de nuestra libreta viajera.

El atardecer en lo más alto de un templo de Bagan

No volar en globo sobre la llanura de Bagan al amanecer

Y si el atardecer es increíble no menos asombroso es el amanecer, para aquellos madrugadores que quieran gastarse entre 300 y 400 euros pueden reservar una plaza en unos de los muchos globos aerostáticos que todas las mañanas sobrevuelan Bagan. Ver como sale el Sol, poco a poco, iluminando la llanura desde el mismo cielo deber ser increíble… nosotros subimos, pero no tan alto, solo hasta la última terraza del templo Buledi (templo nº 394), dejamos el globo como excusa para volver a visitar esta ciudad, como si de espaldas a las paredes de ladrillo rojo lanzáramos una moneda al aire, con el deseo de repetir rápidamente.

Bagan, Myanmar

CONSEJOS GENERALES PARA VISITAR BAGAN

Estas son algunas de las recomendaciones para moverse por Bagan

  • Llevar siempre algo de agua y una gorra o sombrero, Bagan es una de las zonas más calurosas del país.
  • Alquilar motos eléctricas.
  • En todos los templos hay que descalzarse al entrar, las sandalias son mucho más prácticas que una zapatilla corriente.
  • Las mujeres deben cubrirse las piernas y los brazos hasta los codos, un pañuelo o pareo serán muy útiles. Los pantalones desmontables son otra opción.
  • La estancia debería ser de dos días mínimo.


Booking.com